Publicado el por en Internacional, Proceso de paz.

Un nuevo desafío se suma a los muchos que tendrá el presidente de Perú, Pedro Pablo Kuczynski en el año que viene. Su fugaz visita a Cartagena donde asistió a la firma del acuerdo final entre el gobierno colombiano y las Farc dejó a su país sin plata para financiar el sistema educativo en el año que viene.

“Me habían dicho que era caro, pero jamás a estos niveles. Le pido comprensión al pueblo peruano”, afirmó esta mañana a su llegada a Lima.

“Ser presidente trae estos dilemas que la mayoría de ciudadanos no entiende y no pido que lo hagan. Solo quiero que me escuchen: no podía dejar de ir, de la buena integración del Perú con la región depende el 60% de nuestra economía. Ser parias sería una hecatombe, mucho más grave que dejar de educar a nuestros jóvenes y niños por apenas un año, en el que ya miraremos qué los ponemos a hacer”, añadió. “Nos fue mal en los Olímpicos, bueno, ahí está, que se pongan a hacer deporte para ver si en el 2028 nos traemos alguna medalla”.

El mandatario explicó que “el presupuesto para 2017 estaba justito, ahora se nos descuadró todo y no podemos recortar a seguridad, defensa, ni a funcionamiento del estado, desgraciadamente no tenemos más remedio que empezar por la educación que, aunque fundamental, puede en cierto momento de crisis, ser prescindible”.

Fue enfático en que fue en vano su pedido original de ser alojado en un hotel más barato que el Santa Clara, el Santa Teresa. “Hasta ahí íbamos bien, pero nos tocó desayunar, almorzar y comer en el sector y ahí fue que nos atestaron el golpe, más los detallitos que siempre le traigo a los de la oficina y el antojo de varios de ellos de montar en coche el domingo en la noche.”.

Sobre la posibilidad de emprender acciones contra Colombia por lo ocurrido, Kuczynski fue cauteloso. “Sí, es verdad que un plato de espagueti napolitano a 300 dólares merece la intervención de la Corte Penal Internacional, pero definitivamente no es la idea, aún pese a todo yo soy un creyente de la unidad de los pueblos andinos, pero es cierto que el daño causado fue grave. Ya veremos cómo compensamos, acá tenemos montones de capítulos de Laura en América y jóvenes que no sirvieron para el fútbol pero que entiendo les pueden servir en los equipos de allá, sobre todo los de Bogotá”, concluyó.

Comentarios

Comentarios