Publicado el por en Miscelánea, Tendencias.

Para contrarestar un polémico comercial de cerveza, ahora se venderán libros por petaco
Para contrarestar un polémico comercial de cerveza, ahora se venderán libros por petaco

La Cámara Colombiana del Libro, Fundalectura y la Asociación de Librerías Neohipsters de Chapinero (Asohincha) se unieron para manifestar su descontento por la publicación de un comercial de cerveza Poker con motivo del día del amigo, en el que se da a entender que es mejor regalar una cerveza que un libro, y han diseñado una nueva iniciativa de vender libros por petaco.
(Vea el controvertido comercial aquí)

Ana Carolina Ramírez de la Cámara Colombiana del Libro nos relata la iniciativa:

“En un país donde se leen dos libros al año necesitamos fomentar la lectura, y, para hacerle contrapeso al comercial de cerveza, decidimos vender libros por petaco. Claro que la iniciativa va más allá y pretende también cambiar la expresión ‘devorar libros’ por ‘beber libros’, esto para estar más acorde con nuestra beoda cultura”.

Biblored, la Red de Bibliotecas Públicas del Distrito, se ha unido también a esta campaña y ha empezado a cobrar finca por cada libro que se preste en sus dependencias, así pretende acercar las bibliotecas a las costumbres del pueblo.

Vender libros por petaco ha tenido resultados insospechados. Los campos de tejo en Cundinamrca y Boyacá se han convertido en bibliotecas y centros de debate literario, donde entre mecha y mecha se discuten las obras de Calderón De La Barca, Cervantes, Juan Manuel Lillo y Murakami.

Mientras tanto, “Jirafo”, creativo de la agencia DBDWA & Partners Colombia explica esta falla publicitaria:

“Mka, no nos digamos mentiras, sumercé sabe que esas vainas de papel con letras por dentro no le gustan al taryet (sic) y además hicimos un focus group, una campaña BTL, una ATL, 3 repasos del insight y 9 botadas de corriente aprobadas todas por el cliente, así que acá no hay nada improvisado, hwon”.

En una jugada comercial agresiva al ver que la lectura puede poner en riesgo el consumo de cerveza, Kike Bastidas, director de mercadeo de Póker, resolvió cobrar cada cerveza al mismo precio de un libro.

“Si se reduce el consumo al aumentar la cultura, nosotros tenemos que compensar las pérdidas. Por eso vamos a cobrar cada cerveza a 40.000 pesos, que es el valor promedio de un libro. Así la cerveza se convertirá en un artículo suntuario totalmente alejado del poder adquisitivo del colombiano de a pie”, precisó.

El debate ha llegado a todas las redes sociales y promete levantar ampolla en los círculos intelectuales y comerciales. Sin embargo, Cleóbulo Sandoval, del Instituto Caro y Cuervo, cierra el debate con estas palabras: “Es nefasto que se menosprecie un libro para vender cerveza. Esto solo puede ser aceptable si el libro es de Jotamario. Es ese caso, venga esa amarga”.

Comentarios

Comentarios