Publicado el por en Innovación, Internacional.

machupicchuvende

Una sorpresa se han llevado los turistas que en esta semana santa visitan este lugar, patrimonio histórico de la humanidad. Se trata de un aviso en el que se advierte que el predio que ocupan las impresionantes ruinas no se vende, al mejor estilo de los que se pueden observar en lotes urbanos y rurales cercanos a las principales ciudades de Colombia.

La razón de esta extraña advertencia es el intento de venta fraudulenta de este destino turístico que hace pocas semanas intentó llevar a cabo un urbanizador ilegal de origen colombiano, identificado como Rubén Fetecua.

Este personaje, que en Colombia registraba ya dos procesos por estafa y abuso de confianza, habría visto en el contraste entre la alta demanda de suelo para construir hostales y residencias de verano de extranjeros que se dejan cautivar por los encantos de esta zona arqueológica y la escasa disponibilidad del mismo una inmejorable oportunidad de negocio.

Al parecer, una vez constató que las escrituras del predio que se conservaban en el archivo personal de Pachacútec, noveno inca del Tahuantinsuyo y quien mandó construir el complejo para que le sirviera de residencia de descanso, se perdieron en un trasteo, vio la oportunidad de aplicar sus artimañas para apoderarse de los terrenos.

Así, con mucha discreción y luego de opíparos almuerzos con los encargados de la oficina de planeación de Cusco para gestionar las modificaciones necesarias en el POT, comenzó a vender en internet lotes de dos hectáreas “en tradicional conjunto cerrado” aclarando que si bien algunos de ellos contaban con construcciones todavía en obra gris, a cambio gozaban de “ubicación privilegiada, inmejorable vista y todos los servicios, incluida energía astral y vigilancia cósmica”.

Por suerte, cuando los primeros compradores -se calcula que alcanzó a cerrar por lo menos cuatro negocios- obtuvieron las coordenadas, llegaron al lugar y comenzaron a remover las piedras para echar la respectiva plancha las autoridades inmediatamente reaccionaron y al cabo de unos pocos días de pesquisas lograron detener la estafa e identificar a Fetecua, contra quien fue emitida una circular roja de Interpol.

Entre tanto, y después de varias y prolongadas reuniones, las autoridades colombianas recomendaron a sus pares peruanas ubicar el aviso de marras como estrategia para evitar nuevos incidentes de este tipo. Con lo que no contaban es que su presencia ha logrado el efecto contrario: acaudalados magnates, rusos y árabes en particular, que han visitado el lugar y a quienes no se les había si quiera cruzado por la cabeza que esta maravilla del mundo estuviera en venta han hecho llegar al estado peruano jugosas ofertas que tienen a Ollanta Humala meditabundo, pues se dice que las sumas ofrecidas alcanzarían para pagar la deuda externa y permitirían además renovar las piedras por unas de materiales compuestos más livianas y resistentes al cambio climático.

Comentarios

Comentarios