Publicado el por en Deportes, Nacional.

La Universidad de la Virtud, con sede en Neiva, Huila, amaneció hoy en el ojo del huracán al comprobarse que con su visto bueno fueron expedidos por lo menos setenta diplomas olímpicos falsos que hoy circulan en la Villa Olímpica de Río de Janeiro.

Las alertas se encendieron al ver las autoridades a numerosos atletas de delegaciones de países sin ninguna opción de sobresalir desfilando por las áreas comunes de la Villa enarbolando, muy orondos, diplomas supuestamente conseguidos en las pruebas en las que han participado.

“Un peruano andaba ‘muy picado’ con un diploma que dizque logró en los cien metros planos, mientras que un hondureño se estaba levantando una noruega mostrándole un diploma de los 10.000 metros planos, para que viera que él tenía resto de aguante”, declaró a este medio una fuente de la delegación colombiana.

“Al que agarraron fue al boliviano que tenía el diploma de una regata de vela, es que eso ya era muy boleta”, complementó.

“El diploma a primera vista parecía legal, tenía las estampillas y el sello seco que piden los ministerios de Educación y de Deportes de acá. Pero igual había algo que convencía a la Policía, y es que la estampilla de legalización y homologación tenía un serial que no correspondía al COI (Comité Olímpico Internacional) sino a la Universidad de la Virtud en Neiva, Colombia”, explicó una alta fuente del Comité Olímpico Brasileño, que lideró la operación.

El dato llevó a la Interpol-Colombia a realizar un allanamiento en la sede que dicha institución educativa tenía registrada en el Ministerio de Educación.

“Encontramos un garaje con una perrita criolla que intentó agredir a uno de nuestros agentes y por tal motivo fue judicializada, pero no más. Algunos testigos sí dijeron que ahí venían jóvenes como marihuaneros a reclamar diplomas pero que un señor en manga sisa y chancletas que a veces abría les decía que entendieran que era una universidad virtual, y que por eso el diploma también era virtual, que dejaran de joder o que les soltaba a Wendy, que así se llama la perrita”, explicó a AP un policía que participó en la operación.

Tras dicha acción, y como parte de una operación binacional calificada como “ejemplar” por la directiva de Interpol, la policía brasileña procedió a sellar dos habitaciones del edificio en el que se hospeda la delegación colombiana en la Villa donde se almacenaban, firmaban y vendían los diplomas. Delegados de Coldeportes aseguraron que todo se trata “de una conspiración de las delegaciones de países ricos y desarrollados” que se han visto privadas de medallas por los triunfos de los humildes atletas nuestros.

Comentarios

Comentarios