Publicado el por en Bogotá, Internacional.

Una vez conoció la noticia de la muerte a manos de un cazador norteamericano del emblemático león Cecil en Zimbabue, el alcalde mayor de Bogotá, Gustavo Petro, ordenó a la Policía Metropolitana ejercer vigilancia especial sobre las distintas sedes del Club de Leones que hay en la ciudad.

“Para que no queden dudas ante el mundo del compromiso de la Bogotá Humana con la defensa de los animales, le he pedido yo personalmente al general Guatibonza que refuerce las medidas de seguridad sobre los leones que asisten a dichos clubes. Sobre todo en la noche, cuando salen algunos un poco alicorados, porque me han dicho que la ciudad está muy insegura y lo que queremos es demostrarle al planeta que en la Bogotá Humana los leones y las leonas tienen su lugar y pueden realizarse plenamente como felinos”, afirmó.

De igual forma, Petro Urrego aseguró que ya le hizo llegar a la familia sobreviviente de Cecil su intención de concederle asilo en Bogotá y que prepara el decreto que prohíbe la caza de dichos felinos en el páramo de Sumapaz. Por último, aprovechó la oportunidad para recalcar que en estos cuatro años no ha muerto un solo animal salvaje víctima de cazadores en el perímetro urbano de la ciudad, en particular tigres, “otrora materia prima de cobijas”. “Es un logro de la Bogotá Humana que los medios controlados por las mafias nunca te mostrarán”.

Comentarios

Comentarios