Publicado el por en Miscelánea, Salud y bienestar, Sociales, Tecnología, Tendencias.

La tía Carmencita, practicando el arte de la fotografía
La tía Carmencita, practicando el arte de la fotografía

Carmencita Rico, de 65 años y tía de al menos 12 sobrinos -“entre propios y prestados”, como ella misma afirma- no ha podido entender el concepto de selfie (o autofoto), pese a la insistencia de toda su familia.

La última manifestación de su error se presentó el pasado sábado, durante el cumpleaños de la abuelita Bertilda, ya que durante la partida del bizcocho pidió a todos que posaran para la “selfie”.

Hasta el abuelo Luis Fernando, que habla poco a sus 93 años, sabe que una selfie es una foto que toma uno de los que aparecen en ella, por lo que desaprobó con la cabeza el uso de ese término.

“La tía Carmencita le dice selfie a todas las fotos. Hasta a los videos les dice selfies, qué oso”, manifestó una de las sobrinas menores. Se recuerda con vergüenza ajena que en un matrimonio le pidió a un fotógrafo profesional que le tomara una selfie con los novios.

Pero no es el único término que causa desesperación en la familia, pues le dice “El pikachú ese” a cualquier personaje de dibujos animados -con la única excepción de Doraemon, el gato cósmico, al que llama “el piolín azul”- y “el cosito” a cualquier objeto del que desconozca su verdadero nombre.

Consultado por teléfono desde Israel, el neurólogo Facundo Cabezas, director de la clínica Sibbateh,  aclara que este tipo de confusiones no necesariamente es síntoma de una enfermedad mental. “A lo mejor simplemente es tonta”, concluyó.

Comentarios

Comentarios