Publicado el por en Salud y bienestar, Tendencias.

Se llama “ponerobia” y alude al “temor crónico, intenso y de díficil corrección” que genera en cada vez más personas la perspectiva de utilizar el verbo “poner”. Son los mismos que, ante tal reacción de su siquis, prefieren recurrir  a “colocar” dando pie a exabruptos que tienen en “pie de guerra” a la Real Academia de la Lengua tales como “me coloqué bravo”, “el DJ colocó rocksito sabroso anoche”o “vaya a ver si la gallina ya colocó”, entre muchos otros.

“Es una patología reciente. No existía hace veinte años, pero en los últimos cinco ha crecido hasta llegar al límite donde ya pasa a ser un asunto de salud pública”; afirma el doctor Ruben Troncoso de la Subdirección de Estética y Lingüística de la Asociación Colombiana de Siquiatría.

“Se tiene certeza de que alguien la padece cuando esta persona se coloca ansiosa, sudorosa e irascible centésimas antes de verse ante la disyuntiva de usar el verbo ‘poner’ o el ‘colocar'”, afirmó mientras se secaba la transpiración de su frente y propinaba un fuerte puntapié a “Chester”, su gato angora.

Por lo pronto, los galenos recomiendan a familiares y allegados de quienes presenten estos síntomas una terapia multiformato, que incluye planas “a la vieja usanza”, pero también la hipnopedia. Conciliar el sueño al son de temas como el recordado “Pon, pon, ponte el sombrero” es uno de los ejercicios.

Comentarios

Comentarios