Publicado el por en Internacional.

Ocurrió en la madrugada de hoy en un céntrico local de esta cadena de comidas rápidas en Montevideo. El mandatario uruguayo, conocido en todo el planeta por promover un estilo de vida y unos valores opuestos a los de la cultura de la comida rápida, acudió allí solo, luciendo una gorra y unas gafas negras con las que esperaba no ser reconocido, pero falló en su propósito.

“Creía que era un cliente más, qué iba a sospechar yo que era el presidente, le pregunté qué quería y me dijo ‘rápido, dame un combo bigmac con coca cola requeteagrandada, compañera’, nadie que viene a un McDonald’s te llama compañera, eso hizo que lo mirara de pies a cabeza y ahí fue cuando le vi las sandalias que todos en Uruguay le conocemos”, afirmó la empleada.

Al parecer, al saberse descubierto, Mujica pidió que su orden fuera para llevar -inicialmente era para comer en el restaurante- y caminó rápido hasta su Volkswagen “escarabajo”, con tan mala suerte que este no le encendió por una falla en el alternador que traía de tiempo atrás. Entonces, y luego de patear la llanta como consta en el video de las cámaras de seguridad, no tuvo más remedio que regresar al local para pedir la colaboración de los dependientes que, gustosos, le ayudaron a empujarlo.

Sin duda, no han sido estos los mejores días para el carismático presidente uruguayo. Luego de su salida en falso con palabras de grueso calibre contra la plana mayor de la FIFA por la sanción impuesta a la figura de su selección, Luis Suárez, este nuevo incidente lo ha puesto en el ojo del huracán.

Comentarios

Comentarios