Publicado el por en VisitaPapa.

Francisco, al enterarse de que debía presentar el certificado de Cámara y comercio del Vaticano SAS.

Horas de tensión se viven en este momento en la Conferencia Episcopal dados los inconvenientes en el proceso de creación de Francisco como proveedor, obstáculos que incluso amenazan la visita misma del pontífice a Colombia.

“Él por supuesto que no cobra por venir, faltaba más. Pero es proveedor de sosiego, amor y luz, eso, según los de contaduría lo hace inevitablemente proveedor y obligado a seguir el proceso de creación como tal”, aseguró un vocero de la Conferencia.

“Tratamos de traerlo por una orden de servicios, pero Martica, la de contaduría, se arranchó en que no y no, que tenía que ser por prestación de servicios porque después venían los de la auditoría y que ella qué les decía, y que además los de la Dian ‘están que molestan’. Luego pensamos en vincularlo con un contrato temporal a la planta, pero como hemos tenido problemas recientemente con la ARL el sistema se bloqueó. La idea era contratarlo como asistente de jardinería, aquí en la conferencia se puede prestar ese servicio porque a Dios gracias estamos rodeados de mucho verde”, añadió.

Desde el Vaticano, allegados al Pontífice han dicho que, fiel a su talante, este ha asumido este durísimo trance como una de muchas manera que tiene el Señor para probarnos, advirtiendo, eso sí, que según la misma Biblia, toda prueba y cualquier paciencia tiene un límite.

“Ya tiene 46 de los 54 papeles que pidieron. El problema está en la llenada de los formularios. Su pulso, por la edad, debes entenderlo, ya no es el óptimo y eso ha hecho que dañe varios porque la firma se sale del cuadrito. Otro inconveniente es que nadie acá ha podido entender el tutorial para registrarse en el Secop y el Sigep parece que no se puede acceder desde dominios .va, los del Vaticano”, aseguró un obispo colombiano de su círculo más cercano.

La dificultad para encontrar una fotocopiadora en Roma que amplíe documentos al 150% ha sido otro obstáculo. “Ya parece que en el barrio de los colombianos apareció una, pero nos confirman esta tarde. Dios quiera que no sea demasiado tarde”, complementó el prelado, cuyo tono de voz denotaba preocupación.  “Lo del examen médico es otro enredo, piden dos, el de ingreso a la EPS y el laboral como tal, -mira, ya estoy hablando como ellos, qué cosas- y pues tiene que ser en un centro médico de los autorizados, el más cercano está a 7.000 kilómetros. Parece que un contacto en el consulado nos puede ayudar para que se lo hagan allá, pero ocurre que están de vacaciones y solo vuelven el 5 de septiembre, un día antes del viaje”.

“El otro lío es lo de que sí es o no independiente. Le dijimos a los de la planilla que era difícil, porque él solo depende de Dios. Entonces que necesitábamos una carta ‘del doctor Dios’ certificando que estaba al día en los pagos de seguridad social. ¿Me entiendes ahora por qué todo ha sido tan complicado?”

La esperanza de los católicos y sobre todo de los encargados de la visita pasa por unas palabras pronunciadas ayer por el sucesor de Pedro. Según quienes lo escucharon, todo este calvario es una señal de que Colombia definitivamente es un país necesitado de Dios, y que es Satanás quién está detrás de estos trámites empeñado en impedir su viaje. Por ello, dijo, está claro que su deber es derrotarlo, crearse como proveedor y pisar suelo patrio para transformar los corazones y, sobre todo, los sistemas y formularios.

Comentarios

Comentarios