Publicado el por en Bogotá.

golfi

Una de las principales obras en la agenda de la Alcaldía por fin ve la luz. Gracias al impulso del Ministerio de Cultura y la colaboración de los honestos y discretos comerciantes de San Victorino, se ha puesto la primera piedra de lo que será el Museo del Oro Golfi.

Actualidad Panamericana logró dialogar con la Directora del Proyecto, Esmeralda Dorado, quien nos contó que tendrá su sede a escasos metros de la Mariposa de Negret (a la que se planea darle un baño de oro para que no desentone ), tendrá un área de 2000 metros cuadrados y estará dotado de cerca de 5000 piezas totalmente legítimas, 100% oro golfi, donadas por prestigiosos locales como”Joyería Tower” y “Kelvins Joyeros” .

“Además de las joyerías, se sumaron a la iniciativa figuras ilustres, comprometidas con la cultura, como Doña Nelsy Suescún, compañera sentimental del mayor abridor de bandas del sector, quien de manera muy generosa, donó, entre otras cosas, diez tunjos con enchape en zircón y 25 celulares marca Huawei para los vigilantes.”

Dorado nos adelantó, a manera de primicia, algunas de las atracciones del museo, entre las que se encuentra una figura en tamaño real, hecha en oro de 10 kilates, de la Ministra de Cultura, Mariana Garcés.

Según Dorado, para lograr dicha empresa se fundieron 7500 delfincitos, 4500 dijes de corazones entrelazados, 12.000 pulseras, 25.000 candongas y 7.600 cadenas con broche.
la Doctora Dorado nos permitió ingresar a una parte del museo y conocer una cámara oscura que, justo cuando el visitante entra en ella, se encienden unas luces multicolores de neón que iluminan,en todo su esplendor, un Poporo Quimbaya de oro brasileño. Más adelante se puede apreciar el codiciado balón de oro golfi, que todos los diciembre entrega el sitio web Bestiario del balón.

También tuvimos acceso a un salón especial con acabados en estuco veneciano, donde se adaptó una base giratoria de policuarzo sobre la que va una Balsa Muisca, hecha totalmente de monedas de 25 centavos.

“Queremos continuar con este tipo de proyectos para que Bogotá se convierta en una ciudad a la altura de las grandes capitales, con sitios turísticos autóctonos que tengan renombre a nivel mundial. Si Londres tiene un museo de cera, ¿nosotros por qué no podemos tener un museo del porcelanicrón?” concluyó Dorado.

Comentarios

Comentarios