Publicado el por en Ambiente, Bogotá, Tendencias.

La puesta en marcha del SITP que incluye el uso de vehículos provisionales fue la salvación de los carreteros que aún no habían logrado ingresar al programa de sustitución de sus vehículos de tracción animal.

“Sí, es verdad que hemos recurrido a ellos, pero es provisional, solo mientras se define el futuro de los dos operadores quebrados del SITP, esto es cosa de 20 o 30 años, a lo sumo”, declaró la Secretaria de Movilidad, María Constanza García. “La idea es promover con ellas formas tradicionales de trueque, que son con las que les podemos dar la estocada a las mafias. Entonces la idea es que no se les pague sino que a cambio del servicio de transporte o acarreo se le de una zanahoria al caballo, por ejemplo”.

Afirmó que la decisión es además un paso adelante en modos de transporte sostenibles y no contaminantes, “salvo por el popito de los caballares, pero este lo recogeremos porque sirve de insumo para la máquina tapahuecos”. “Cuando se tomó la decisión de acabar con las zorras, las mafias controlaban todo, y ellas se oponían a estas carretas porque eran competencia para sus negocios. Ahora que vengan los gringos la próxima semana al foro de transporte y cambio climático les vamos a mostrar orgullosos cómo aquí estamos a la vanguardia mundial en transporte sostenible”, afirmó, por su parte, el alcalde, Gustavo Petro de Alcocer.

Cuestionados sobre si de esta forma se revivía el maltrato animal, esta funcionaria, en compañía del gerente de Transmilenio, Sergio París, fueron tajantes: “No y por una sencilla razón. Cuando se le informa al equino que su sufrimiento es para gloria del querido líder, este inmediatamente cesa”.

Comentarios

Comentarios