Publicado el por en Política, Tendencias.

Al mejor estilo de la cadena de comida rápida McDonald’s con su payaso Ronald, los diferentes restaurantes de comida antioqueña en el país ahora ofrecen como atracción para niños y adultos la presencia de un Álvaro Uribe.

La moda, que no obedece a ninguna coyuntura política, comenzó en los establecimientos ubicados en la vía Bogotá-La Mesa hace unos meses y se ha ido extendiendo por todo el país. “Ahora para agarrar clientela si tenés un restaurante paisa tenés que tener tu Uribe. Me parece bien porque a la gente le gusta y porque así damos trabajo”, asegura el propietario de “Don Popeye”, uno de estos establecimientos. Afirma que esta atracción se convirtió en una obligación para este gremio “mucha gente llega con los pelados preguntando que donde tenemos al Uribe, que saquen al Uribe para la foto, para que los bendiga”.

Lo llamativo es que hay diferentes tipos de Uribe, según el perfil del lugar.

“Los perratas se levantan a un Uribe perrata que solo está ahí, parado, saluda y máximo por ahí le dice a la gente ‘hijitos e hijitas’ y si lo emberracás hasta le sacás un gonorrea ome, pero no más. Ya luego tenés los restaurantes paisas de lujo, que esos sí se levantan un Uribe que te chalanea, te tuitea, te echa discursos, te chuza y hasta hay algunos que se autoengañan, esos son los más caros”, añade el empresario.

“Los de bajo presupuesto, que son como los D1 pero de los restaurantes paisas, tienen es un Oscariván o un Ivánduque, pero a esos generalmente los tienen es cuidando carros”, concluye.

 

Comentarios

Comentarios