Publicado el por en Salud y bienestar, Tendencias.

CervezaDef

Los recientes episodios en los que han saltado a la vista protuberantes fallas de la Ingeniería nacional, el más reciente de ellos la caída del puente peatonal del Cantón Norte en Bogotá, llevaron al Ministerio de Educación a tomar medidas de emergencia.

La más llamativa tiene que ver con una norma que busca controlar el cada vez más preocupante nivel de consumo de cerveza entre los estudiantes de esta disciplina, el cual sería una de las causas de los desatinos. “Entran, como dicen ellos, carnavaleados, se pasan toda la clase clavados en el whatsapp planeando donde seguirla y es muy poca la atención que ponen”, manifestó un profesor de una reconocida Universidad del país.

“Uno se esfuerza por enseñarles todo esto de los cálculos estructurales, y algunos medio entienden, pero salen, ahí no más en la esquina se descerebran y al día siguiente ya no se acuerdan de nada, ni de quién son vecinos. Por eso es que se les caen después los puentes y edificios. Y es que si no es después de clase, entonces es después del parcial que se emborrachan para celebrar que pasaron y ahí muere el conocimiento”.

La norma que entrará a regir el primero de marzo incluye la implementación de alcoholímetros a la entrada de los salones. “Nos vamos con tolerancia cero, como con los conductores. Si marca así sea un grado, no puede entrar y tiene que venir la siguiente clase con los papás, los cuales a su vez deberán venir sin haber consumido alcohol”, afirmó Libardo Contreras, responsable de la iniciativa en el Ministerio.

Así mismo, se establecerá un programa de controles sorpresa fuera de ámbito académico replicando el que ha implementado con éxito la Unión Ciclística Internacional para hacerle frente al dopaje. “Los estudiantes al matricularse deberán firmar un papel en el que se comprometen a que en ningún momento habrá más de cierta cantidad de alcohol en el torrente sanguíneo. Es decir, podrán tomarse una, dos cervezas de vez en cuando, pero no más. Olvídense del aguardiente. De todos ellos llevaremos un registro con sus valores históricos de tal forma que si encontramos una anomalía inmediatamente procederemos con la sanción”.

El programa será implementado en asocio con Profamilia, que se encargará del componente de la salud sexual, pues es igualmente alarmante el aumento de embarazos no deseados entre alumnas de estas facultades.

Al parecer la primera de muchas tutelas que serán interpuestas contra esta norma vendrá por parte de la entidad que agrupa a las empresas dedicadas a las demoliciones, sector que ha sido el más favorecido con esta creciente tendencia etílica entre las futuras promesas de la ingeniería nacional.

Comentarios

Comentarios