Publicado el por en Deportes, Tendencias.

A comienzos de la semana pasada  el país  se indignó ante la hazaña de un paisa visionario, que decidió recibir diciembre con una marranada por todo lo alto.

Ferney Schneider Jaramillo, joven parapentista de San Félix, ha sido un elogiado instructor de esta actividad durante los últimos 15 años de su vida y ha participado en varios campeonatos y despegues amateur en los que ha conquistado posiciones decorosas logrando el patrocinio y apoyo de marcas tan importantes como red bull , Unesia y Mexana.

“Estábamos unos amigos y yo organizando la marranada decembrina y en medio de la borrachera alguien dijo,  ¿se imaginan que los marranos volaran en diciembre? Y una cosa terminó llevando a la otra, vos sabés como es eso, lo más duro fue conseguir un marrano que no le tuviera miedo a las alturas”, declaró Ferney.

Pero no todos quedaron contentos con la hazaña. Algunos movimientos animalistas como el Centro Démocratico, el movimiento Mira  y la ADA,  expresaron su rechazo y condenaron el hecho, argumentando que el vuelo forzado pudo haber causado un estrés postraumático grave en el cochino, quién necesitaría tratamiento psicológico y acompañamiento en sus futuros vuelos y marranadas, algo que no le cubre el POS.

Debido a esto, Redbull y Zenú, las marcas patrocinadoras del acontecimiento, decidieron retirar todo tipo de apoyo y dinero a futuros eventos en los que participe el parapentista o el chancho en cuestión.

Por último, David Ricardo Gómez,  abogado, asegura que su apoderado, el señor Fortunato Ochoa, reconocido empresario de la zona, no está en obligación de donar dinero a ningún orfanato, como había prometido. Esto debido a que “el puerco no voló por sus propios medios, sino que se sirvió de apoyos y mecanismos externos en su desplazamiento aéreo”.

Comentarios

Comentarios