Publicado el por en Bogotá, Deportes.

Luego de que en 2014 hubo 735 carreras deportivas en la capital, el 2015 empieza con todo en cuanto a este tipo de eventos. El empresario Ricardo Leyva ha confirmado para enero del año entrante la primera carrera “Raponeros 10k”, que busca incentivar a ladrones de cuello blanco y asaltantes a mano armada a que se unan a la nueva tendencia conocida como “robo fitness” derivada del popular raponazo. Para eso se ha organizado un evento deportivo en el que competirán las mejores personas en situación de latrocinio -así pide llamarlos la alcaldía-  del país  y todos aquellos runners que quieran unirse a esta noble causa.

Las boletas para asistir a esta nueva carrera tendrán un valor de 140.000 pesos y, como ya es costumbre, incluirán un kit para los participantes que en esta ocasión estará compuesto por una camiseta oficial del evento, una gorra tipo “vaska ”, un cuchillo oxidado y productos de las marcas patrocinadoras.

El circuito trazado para “Raponeros 10K” que empezará en la Plaza de San Victorino y terminará en el barrio Siete de agosto, promete estar lleno de sorpresas agradables para los asistentes, entre las que se cuentan algunos tramos en los que se podrán cambiar de camiseta para despistar a los contrincantes y otros en donde los auxiliares de logística estarán disfrazados de policías para alentar a los corredores a no desfallecer. El premio al ganador de esta carrera de diez kilómetros será un cheque por 120 millones de pesos que se podrá cambiar por una cartera cuyo contenido se desconoce.

Sin embargo no todo es alegría: algunos sectores de la ciudadanía han manifestado su inconformidad con esta clase de eventos porque, según ellos, es una apología al delito. Al respecto, Humberto Salazar, del IDRD, ha sido enfático en aclarar que la Bogotá Humana prefiere una ciudad de ladrones en buen estado físico que una sociedad mafiosa en donde los robos son cometidos por corruptos que legislan desde sus poltronas. “Es más -complementa Salazar- estamos analizando la posibilidad de peatonalizar la Décima con el fin de no obstaculizar el paso de estos individuos e individuas en situación de latrocinio durante en sus entrenamientos decembrinos y, déjeme darle esta chiva,  ya estamos además adelantando un censo para garantizarles acceso a la seguridad social, incluida, desde luego, la ARL, pues entendemos los riesgos concomitantes a su ocupación”.

Los runners también están contentos con la nueva carrera: “el 11 de enero era el único domingo del 2015 que no había sido apartado para una carrera deportiva, así que ahora sí podemos decir que nos vamos a entrenar todo el año”, dice Jazmín Castro, corredora profesional; y con relación a la polémica de apoyar a raponeros, concluye entre risas: “si el que me va a robar la cartera es un atleta de alto rendimiento, tenga por seguro que no sólo me robará los papeles sino también el corazón”.

Comentarios

Comentarios