Publicado el por en Política, Proceso de paz.

Los votantes del No, tendrán el deber moral de combatir a la guerrilla

Cobra fuerza una propuesta de una oyente de la emisora W Radio, que sugiere que los ciudadanos que voten por el “No” en el plebiscito con el que se  busca refrendar los acuerdos de paz se conviertan inmediatamente en soldados combatientes.

La oyente, opositora del proceso con las Farc y que vive en New Jersey, se ofreció voluntariamente a “ir a echar bala al monte”, porque, según ella “los soldados campesinos no tienen el odio suficiente ni han rezado los rosarios suficientes y por eso no se ha ganado la guerra”.

Julio Sánchez abrió sus micrófonos durante seis minutos a doña Julia de Urrea, quien se quejaba de que nunca la dejaban hablar. Durante el resto de la mañana, decenas de oyentes se unieron a la propuesta, y ofrecieron enviar a sus propios hijos a combatir en los campos colombianos.Varios de ellos aseguraron tenerlos ya en “vocacional de paintball” en sus colegios y bañándose con agua tibia, incluso fría, en los casos de mayor compromiso patriótico.

“Es un acto mínimo de coherencia de los que no queremos la paz. En el tarjetón de la consulta dejaremos nuestros datos personales para convertirnos, cuanto antes, en soldados de la patria. Los que quieran la paz, pues que no combatan”, agregó, vehemente, la señora de Urrea.

Pero no hubo consenso total. Lorenzo Santamaría, residente en Key West y quien se identificó como “Talibán Uribista”, aseguró que más que arriesgar a los jóvenes bien “que al fin y al cabo son reserva moral del país”, lo que corresponde es que “la indiamenta se de plomo como es lo natural, como está en la Biblia”. “Toca es promover una explosión demográfica, volviendo las clases de reguetón obligatorias en las escuelitas, para que tengamos harto material disponible” explicó.

Otros oyentes como Víctor Henao, residente en La Florida, apoyaron la idea y ofrecieron donar parte de sus bienes a la guerra: “Yo no visito Colombia desde hace 20 años, pero me duele mi patria cada vez que pido un café colombiano en Starbucks. Le prometo a Julito y a su mesa de trabajo que si gana el ‘No’, me mando tusar y donaré la mitad de mi finca al glorioso ejército de Colombia”.

Según los resultados de la encuesta Pulso País, 49% de los encuestados piensa que sí se firmará un acuerdo de paz, mientras que el 45% cree que no se firmará. La idea, de prosperar, implicaría que un “No” en el tarjeton tenga efectos legales de “sí” como respuesta a la pregunta de si estaría dispuesto a presentarse al día siguiente en su distrito de reclutamiento, someterse a preparación y engrosar las fuerzas de tarea del Cauca, el Catatumbo y el Bajo Cauca.

Comentarios

Comentarios