Publicado el por en Bogotá, Tendencias.

La primera santa animal podría ser colombiana de prosperar la causa, primero de beatificación y luego de santificación de Bacatá, la perrita símbolo de las políticas de defensa de los derechos de los animales que han sido bandera de la administración de Gustavo Petro.

El burgomaestre aprovechó la invitación que le hizo el papa Francisco al Vaticano para hablar de cambio climático y se dirigió a la congregación para la causa de los santos a solicitar tres copias del formulario para comenzar con el trámite. Al parecer lo hizo con el vistobueno del Pontífice quien ha sido desde siempre un enconado defensor de los animales y quien habría visto con muy buenos ojos la idea de que la Iglesia tenga una santa de cuatro patas, pues sería punta de lanza para reconquistar la franja de los jóvenes urbanos alérgicos al gluten y con estilo de vida alternativo que en los últimos años se han alejado del rebaño.

“No veo por qué no la declaren santa. Bacatá fue símbolo de amor y entrega por los demás. De protección al marginado, al canino necesitado. Y fue además mártir. Todos sabemos que sus días terminaron en las fauces mafioperros molestos porque se atrevió a desafiar su malhabido poder de décadas en el resort canino”, declaró Petro a este portal.

“Nosotros sí le veíamos algo al animalito y sabíamos que no era uno más. Yo me tomé el trabajo de guardar en una cajita su última ensuciada. Imagínese, ahora va a ser reliquia”, nos confió la encargada de su cuidado.

Como es bien conocido, para que avance la causa es necesario acreditar por lo menos dos milagros que se hayan producido por su intercesión. Fuentes de la Alcaldía han dicho que le apuntarán tanto la terminación del deprimido de la 94 como a la unificación de tarjetas del Transmilenio y el SITP.

Comentarios

Comentarios