Publicado el por en Detodito.

DronMillos
El dron-lateral izquierdo, haciendo pruebas en terrenos agrestes que se asemejan a los de algunas canchas del país.

Y seguro darán de qué hablar. Luego de sorprender contratando un cuerpo técnico español liderado por un técnico y gurú de la autosuperación, el equipo azul quiere seguir a la vanguardia en innovación. El siguiente paso será, según lo pudo establecer Actualidad Panamericana de fuentes de la entraña embajadora, recurrir a drones para cubrir las posiciones donde se presentan las mayores falencias.

Todo apunta a que la decisión fue tomada luego de que Juanma Lillo, el nuevo estratega, y su gente no encontraran satisfactoria ninguna de las opciones presentada por la junta para los puestos de defensa central, lateral izquierdo, volante mixto y delantero.  Cuando la primera crisis de la temporada ya asomaba, golpeó a las puertas de la sede administrativa un emprendedor paisa, William Aranzazu, a quien se le permitió exponer su idea que, sorpresivamente, cautivó a Lillo, deleitado de escuchar términos como “sinergia”, “innovación”, “look and feel”, “feedback”, “benchmark” y similares.

A partir de ese momento el ex DT del Almería fue el principal defensor de la idea, “hubo química inmediata entre Aranzazu y él, como si se conocieran de toda la vida”, aseguró la fuente. Solo le encontró virtudes al proyecto: “los puedes programar para que solo celebren los goles cuando el árbitro los haya convalidado”, en clara alusión al ex delantero del equipo Wason Rentería que no fue bien recibida en el plantel. “Les metes un comando linux y te garantizan que solo le entregan el balón a los de azul”, en una alusión que esta vez fue recibida con remilgos por Mayer Candelo, veterano capitán y referente de la institución. “Se puede regular la fuerza de las patadas de tal forma que se garantice que su impacto no fracturará tejidos óseos del rival”, dichas estas palabras, el central Andrés Cadavid miró la hora en su celular.

Hinchas consultados recibieron la noticia con no poco escepticismo. El único dato que generó algo de entusiasmo fue la posibilidad de borrarles definitivamente de su sistema operativo la funcionalidad de cobrar tiros de esquina en corto.

Al operar estos dispositivos con energía eléctrica, existe, no obstante, la incertidumbre de si podrán ser utilizados en plazas como Sabanalarga o Ibagué, cuyos estadios generalmente carecen del fluido. De igual forma, está el temor de que, al ser cada vez más los estadios del país sin tribunas y cerramientos, puedan ser víctimas de amigos de lo ajeno en pleno partido. También se contempla la duda sobre si un técnico rival con algún conocimiento en sistemas pueda llegar a hackearlos. Por lo pronto, se sabe que el grupo de drones adelantará pretemporada diferenciada en Unilago.

Comentarios

Comentarios