Publicado el por en Deportes, Política.

La sorpresiva intervención de Juan Manuel Santos el sábado en la noche ataviado con la camiseta de la Selección Colombia puede salirle costosa al país.

A través de su delegada para asuntos corporativos y protocolarios, Kamila Koons, esta entidad informó que Santos violó el artículo 7 numeral 87 de la convención de Lisboa que expresamente prohíbe “que jefes de estado muestren filiación o identificación con cualquier tipo de identidad corporativa”.

Como lo pudieron apreciar millones de colombianos que siguieron la alocución, la camiseta amarilla lucía a su derecha el logotipo de la firma alemana de ropa deportiva Adidas, encargada de proveer la indumentaria de la Selección Colombia de Fútbol.

Haber incumplido esta norma, a la que Colombia se acogió durante el gobierno de Carlos Lleras Restrepo mediante la ley 453 de 1967, podría representarle al país un veto de hasta 10 años para hacer parte de las instancias directivas de los cuerpos colegiados del ente, entre ellos el Consejo de Seguridad.

Al parecer, la rápida reacción de la ONU tendría su explicación en que sus relaciones con la FIFA han sido calificadas por expertos como “extremadamente tensas”. También se habla de hilos que habría movido la firma Nike, principal competidora de Adidas, para contrarrestar esta movida que expertos en publicidad han calificado como una “brillante estrategia de product placement”.

 

Comentarios

Comentarios