Publicado el por en Cultura, Internacional, Interné, Tecnología, Tendencias.

Así lucirá la nueva sala.
Así lucirá la nueva sala.

El famoso museo parisino, considerado entre los más importantes del planeta, sorprendió hoy al anunciar que cerrará una sala dedicada a los pintores italianos del siglo XVIII para acondicionar una exhibición permanente de los mejores “memes” de Internet.

“Sabemos que esto será polémico. Que la controversia será mucho más intensa que la que generó la pirámide en 1989, pero estamos preparados para dar la batalla. La sociedad tiene que entender que los museos son entidades vivas, con una obligación moral de mantener un constante diálogo con el presente. Los memes son una realidad muy poderosa, un fenómeno comunicativo colosal al que no le podemos dar la espalda”, afirmó en rueda de prensa su director Guy Deschamps.

El nuevo espacio albergará las “unidades teóricas de información cultural”, según la célebre definición de Richard Dawkins que mayor trascendencia han tenido en la historia reciente. Algunos serán exhibidos en pantallas LCD donadas por Samsung -que será el patrocinador de la galería- mientras que otros en un ejercicio de diálogo con la historia y con otras técnicas del arte serán reproducidos en lienzos pintados al óleo.

“Es una apuesta por la interactividad, ya era hora de que el Louvre permitiera una relación de doble vía entre las exhibiciones y los visitantes. Así, mientras habrá algunos memes cuya exhibición será permanente, otros estarán ahí por ser los que mayor cantidad de “likes” acumulen por parte de nuestros visitantes en nuestra fan page de Facebook, otro de nuestros aliados en esta aventura. Así mismo, los miembros de la asociación de amigos del Louvre podrán pagar una suma para que su rostro aparezca en uno de ellos, esta no será, en cualquier caso, inferior a los 4.000.000 de euros”, añadió.

No había terminado la rueda de prensa cuando ya se habían registrado las primeras reacciones. En Marsella, Marcele Durant, reconocido crítico de arte, sufrió un preinfarto que obligó a trasladarlo al hospital más cercano. Un colega suyo, colaborador de la revista L’Oeil calificó la decisión de “sacrílega”, mientras que el filósofo polaco Zygmunt Bauman afirmó estar “enormemente complacido” y expresó su pleno respaldo a los directivos de la institución además de un sincero reconocimiento por su coraje al atreverse a darle un nuevo brío a un museo que por momentos parecía anquilosado en el pasado.

Los cuadros, de artistas como Francesco Trevisani, Michele Rocca y Sebastiano Conca, entre otros,  que se exhibían en la sala, serán puestos a la venta en las tradicionales rebajas del Museo que tienen lugar cada mes de noviembre mientras que los que presentan mayor deterioro serán incinerados.

Comentarios

Comentarios