Publicado el por en Miscelánea.

LaMEsa

En un hecho que, como era de esperarse, ha causado gran polémica, el municipio cundinamarqués La Mesa de Juan Díaz ubicado a 62 kilómetros al Suroeste de Bogotá en el corazón de la provincia del Tequendama, ha decido modificar su nombre. Así, a partir del próximo primero de marzo pasará a llamarse “La Mesa de Trabajo”.

“De lo que se trata es de tener visión de futuro, esa que trae progreso. Queremos proyectar al municipio hacia adelante porque, según lo demuestran los estudios contratados a una firma de El Salvador, ningún joven acá y en el país sabe quién es Juan Díaz. De hecho, una empresa muy reputada que hace proyecciones astrales estratégicas nos dijo que tener el nombre de alguien que ya murió es un ancla mística, un lastre cósmico que impide despegar definitivamente hacia un mejor mañana”, afirmó su burgomaestre.

A su vez, la Secretaria de Emprendimiento argumentó que este cambio “tiene que ver con todo esto de la programación neurolingüística como pilar de la gestión pública. Si somos la Mesa de trabajo, nuestra gente va estar condicionada para generar trabajo y vamos a atraer cuantiosa inversión extranjera que va a generar aún más trabajo. La verdad es que todos ganamos, no entiendo por qué las administraciones pasadas no pensaron en esto. Les faltó grandeza y visión de futuro”.

El nombre, desde luego, lo asocian millones de Colombianos con el programa matutino de una popular emisora. Al respecto, el mandatario explicó: “Es verdad, todo esto hace parte de un plan decenal a cinco años que tiene como objetivo máximo lograr que al terminar su implementación la mesa de trabajo de esta emisora se instale por una mañana en el parque principal. Pero más importante que esto es la decisión de introducir en el pensum de nuestros colegios la materia de fundamentos de radiodifusión que incluye el requisito de que cada alumno desde temprana edad se identifique con alguno de los personajes de la mesa de trabajo en cuestión y lo desarrolle y pula durante toda su trayectoria escolar, sin lamparazos, desde luego”, concluyó para inmediatamente recordarle a su secretaria de insistir en la comunicación con la citada emisora para informarlos de la decisión.

Comentarios

Comentarios