Publicado el por en Farándula, Tendencias.

RobertoCarlosDef

Fuerte controversia han causado las declaraciones de Esteban Romero, chileno fanático de la obra del compositor e intérprete brasilero, quien asegura que este popular tema “hay que leerlo necesariamente en clave LGBTI”.

Para decir esto, Romero se apoya en un cruce epistolar entre el artista y un amigo suyo “muy cercano a su corazón”, cartas que afirma tener en su poder y en las que se habría fraguado la escritura del exitoso tema.

“Hay que entender el contexto, esta canción se escribe en 1978, plena guerra fría, dictadura en su país, francamente un clima de mucha represión. Como ocurrió en Chile, en España con las letras de Serrat, cualquier voz disidente tenía que expresarse de manera cifrada, no había, ni mucho menos, libertad de expresión”, afirma Romero.

El fanático sostiene que Joao Do Campos, amigo suyo de infancia allá en Cachoeiro de Itapemirim, fue quien le pidió que escribiera la letra para que cada vez que sonara, los miembros de esta población se unieran en comunión espiritual, dado que no era fácil para ellos expresar abiertamente su orientación.

“Mira, ya el mundo ha evolucionado y podemos hablar de esto, no podemos tapar el sol con un dedo, hay  muchas claves. Comienza por la parte que dice ‘sonrisa y abrazo festivo en cada llegada’, cambia llegada por venida, y sale. Y hay más: ‘Tu corazón como casa de puertas abiertas resiste una lectura mucho más homoreótica donde el recto sustituye al corazón’. Hasta acepto que hay una parte que hoy sería problemática pero que hay que insertarla en el contexto de su tiempo, me refiero a lo de ‘aunque eres un hombre aún tienes alma de niño’, algunos malintencionados de los que les gusta hilar delgado han querido asociar ese fragmento con “yo quiero tener un millón de amigos”, pero se equivocan, nada tienen que ver, se los digo yo”.

En lo que sí es enfático Romero, que ha recibido varios reconocimientos como el mayor coleccionista de álbumes, documentos y objetos de todo tipo relacionados con el intérprete, es en que esto no dice nada sobre las preferencias de Roberto Carlos, pues “bien pudo haber sido un favor a quien era su amigo del alma y nada más, él siempre ha estado dispuesto a todo por sus amigos, pues por sus venas más que sangre corre almíbar”.

Comentarios

Comentarios