Publicado el por en Cultura, Interné.

Un bello poema que un consumado admirador le dedicó a la presentadora Silvia Corzo resultó ganador del primer concurso nacional de poesía en 140 caracteres que organizó el Ministerio de Cultura.

“Silvia Corzo. Blusa blanca. Cinturón negro. Pelo rojizo. Sonrisa leve. Reflexionemos.” Reza la obra cuyo autor, Álvaro Castellanos, una joven promesa de las letras nacionales y presidente del capítulo Normandía-Salitre-CAN del club de fans de Corzo, asegura haber tardado seis meses en escribir.

“El poema reúne todo lo que se espera de un texto de 140 caracteres: hay un elemento poderoso de sinestesia narrativa, un juego audaz con las vibraciones de cada gama cromática que conjuga a la perfección con alusiones precisas a disciplinas que, como el karate, se fundamentan en la voluntad de recorrer sendas espirituales internas, una experiencia profunda que a todas luces tuvo que haber vivido Álvaro durante su trance creativo, el cual seguramente tardó años aunque él en su infinita modestia asegure que fue cuestión de meses, como dijo el presidente que sería el proceso de paz. A propósito, el cierre del poema es un contundente llamado a la reflexión en tiempos de paz, de autocrítica, de perdón y reconciliación. De esta manera aterriza, vuelve mortal lo etéreo, cotidiano lo sublime y acalla magistralmente las voces que preguntan cuál puede ser el aporte de la poesía a los grandes problemas nacionales”, reza el fallo del jurado compuesto por tres reconocidos poetas -dos de los cuales lamentablemente fallecieron por inanición durante el proceso en hechos aún por aclarar- un representante del Presidente, uno de la Casa de Poesía Silva, un cuentero de Lourdes, Ángela Botero López y, desde luego, cómo no, María Emma Mejía.

Como es normal en estos casos, el fallo ha desatado una áspera y nutrida polémica en redes sociales entre los poetas del país quienes desde ya acusan a Castellanos de ser el ‘poeta oficial del régimen’, los más extremos no lo bajan de “vulgar juglar prepago de Santos que se coló al bus de la victoria de la paz a repartir sus poemas y pedir un aporte voluntario a cambio”. Ha sido tan intensa la discusión que el Dane ya reportó una preocupante disminución en el período comprendido entre octubre y enero en el índice Betancur -por Belisario- que hace seguimiento a la producción nacional de versos por cada cien mil habitantes. “Por andar peleando no escriben, no sueñan, no progresan”, aseguró una fuente.

Consultado, Castellanos se mostró agradecido y aseguró que guardará para una ocasión muy especial la lectura de los folletos con el informe de gestión de las distintas áreas del Ministerio en fino papel propalcote que recibirá como premio. “Ojalá en compañía de Silvia, pero yo, que aunque poeta y soñador, soy realista en cuestiones del corazón, reconozco que tengo tan poco carácter como caracteres para crear por lo que bastaría recibir de ella un DM que, como ya lo sabe mi familia, sería para mí lo que para Andrés Caicedo fue la nevera que llegó el día en que pasó lo que pasó”.

Comentarios

Comentarios