Publicado el por en Ambiente, Economía.

Reclaman no haber recibido seguridad social

Los populares pingüinos de BonIce protestaron ayer contra de lo que consideraron “un abuso a sus derechos laborales”, toda vez que, según uno de sus líderes, tras muchos años de trabajo continuo, jamás se les ha pagado pensión y por esto no podrán acceder a su mesada a pesar de que muchos de ellos ya han cumplido la edad de jubilación.

Todo empezó cuando una de las aves cumplió su edad de jubilación y descubrió que la empresa nunca había realizado aportes a su fondo de pensiones, y por lo tanto no podría acceder a una mesada.

“Nosotros los pingüinos estamos acostumbrados al frío y las condiciones adversas, pero créame que nada se compara al frío en el corazón que sentimos el día que vimos que el compañero Miguel no podría acceder a su jubilación porque la empresa no pagó sus aportes a pensión”

Las aves australes reclaman que han trabajado durante muchos años en la venta en las calles, soportando el humo de los vehículos, la radiación solar y la mala energía de conductores, motociclistas, ciclistas y y peatones, todo eso devengando un sustento que apenas si les ha permitido sobrevivir. Argumentan que al vender bienes para la misma persona durante años ininterrumpidamente, se genera una relación laboral, y por ende se es sujeto de los beneficios de la seguridad social.

Por su parte, la empresa argumenta que los pingüinos no son empleados, sino un canal de venta, y que ha cumplido con todos sus deberes legales, e incluso ha ido más allá al regalarles overoles, sombreros, derecho a medio BonIce de uchuva para el almuerzo, bloques de hielo y hasta neveras, elementos que nunca ha estado en obligación de proporcionar. Añaden “que hasta iglús gratis de los de Vargas Lleras” les han facilitado.

“Reclamamos nuestras justas condiciones laborales. Al compañero Felipe se le amarillaron las alas por la exposición al sol y no pudo hacer nada por no tener ARL. Desde ese día dejó de “levantar pingüinas y el daño moral ha sido enorme”. El compañero Everardo resultó con los pulmones afectados por  la contaminación y terminó sus dias dentro del nevecón de un narcotraficante que lo adoptó. Estos son dos de muchos casos que sustentan nuestros justos reclamos.”

En las últimas horas se supo que la compañía instalará una mesa de concertación con los plumíferos sindicalizados para solucionar las diferencias. El ministro de trabajo Luis Eduardo Garzón propuso mediar con la condición de la instalación de un minibar en la mesa, en lo posible dentro de la pingüinidad de uno de los líderes, solicitud que se está evaluando en este momento.

Comentarios

Comentarios