Publicado el por en Internacional, Tecnología.

diancolisionador
Momento en el que los técnicos intentan reparar el daño causado por el sitio web estatal.

Ocurrió esta mañana y el hecho pone en peligro años de avance de la ciencia. Todo comenzó cuando el contador de uno de los científicos a cargo del ambicioso proyecto que pretende cuestionar los fundamentos de la física de partículas le avisó a su cliente, nacido en Palmira, Valle, que esta semana se le vencía el plazo para presentar su declaración de renta ante la Dirección de Impuestos y Aduanas Nacionales, DIAN. En específico, le pidió que ingresara a la página de la entidad con su usuario y contraseña para imprimir su RUT y consultar su reporte anual.

Afanado, le pidió permiso a su superior inmediato de hacer el trámite desde el computador que controla todas las operaciones del acelerador y colisionador de partículas. Su jefe, creyendo que se trataba de una oficina de impuestos promedio, de un país promedio, no vio ningún problema y lo autorizó. Desprevenido, el investigador -que pidió reserva de su identidad para evitar futuras visitas incómodas- ingresó al sitio web desde un navegador Google Chrome para proceder con los trámites. Y ahí fue troya.

“Yo creía que se podía entrar desde cualquier computador y cualquier navegador, pero no. Yo que iba a saber. Claro, entré y la sola ventanita con el teclado virtual ya puso lento este aparato, y te digo, no es cualquier aparato, es uno de los computadores más potentes del planeta. Debí haber sospechado. Igual, terco yo, seguí. Pude entrar, pero cuando comencé con la operación para el nuevo RUT este aparato no dio más. Se trancó y tocó resetearlo. Un compañero alemán lo hizo con un patadón, estaba desencajado”, declaró el atormentado protagonista.

La crisis obligó a un comité de crisis, desde el cual llamaron a la línea de soporte de la entidad. Enorme fue el desconcierto de los expertos reunidos cuando escucharon, a través del altavoz del teléfono ubicado en el centro de la mesa, sugerencias como “para el ingreso a la página como tal debe hacerlo desde un navegador internet explorer y la DIAN recomienda que desde un dispositivo equipado con procesador intel 4-86 o inferiores para un óptimo desempeño como tal y, a manera personal, le recomiendo las horas de las madrugada que es cuando está menos congestionadito el sistema”.

Pautas que, en cualquier caso, poco sirvieron, pues el daño ya estaba hecho. El colapso del computador central por cuenta del ingreso a este polémico sitio web obligó a suspender el funcionamiento del acelerador, segunda interrupción desde que comenzó a operar. La primera había tenido lugar en octubre de 2008 debido a una avería que produjo una fuga de helio líquido.

“Pues qué le digo, muerto de la vergüenza con toda esta gente. No me pongo con evasivas, se lo digo de frente: por culpa de esa embarrada se va al carajo el trabajo de seis años de los más de 600 expertos que vivimos y trabajamos acá. Espero que el Gobierno me sepa compensar, así sea con la dirección científica del Instituto de Asuntos Nucleares”, concluyó el apenado hombre de ciencia.

Comentarios

Comentarios