Publicado el por en Política.

ForoDef

La principal amenaza del proceso de paz entre el Gobierno y las Farc en La Habana ya no provendría del Uribismo. Según un documento que la Dijin le habría hecho llegar al primer mandatario, serían los organizadores de foros por la paz los que hoy por hoy están torpedeando con mayor intensidad de daño los esfuerzos de los negociadores.

“Lo de los uribistas son hasta cariñitos comparado con lo de esta gente, son inofensivos. Es que ellos sí que están asustados. Se firma la paz y quedan en la calle. Venga la explico: lo que pasa es que en esos se mueve todo el billete, mucho, mucho billete y no lo quieren perder”, le confió a AP una alta fuente del ente policial. “Detrás están las ONG de izquierda y de derecha, universidades, hoteleros, agencias de viajes, aerolíneas, los que alquilan los video beams, las marcas de condones, las imprentas encargadas de las memorias que nadie lee, el cartel de propalcote,pero sobre todo las embotelladoras, porque allá se consume el 30% del agua embotellada que al año se vende en el país”.

Asegura que detrás de las más recientes crisis estarían ellos y que estarían buscando organizar varios en las próximas semanas en los que inducirían a los involucrados a encendidas disputas -incluso con el fin de que terminen en golpes- con la esperanza de que el mal ambiente tenga eco en La Habana.

“¿Y qué quiere? ¿Que hagamos foros de tomates hidropónicos? ¿De medicina coreana? Si firman nos joden, nuestras familias de algo tienen que vivir, sapa”, respondió, alterado, un reconocido pazólogo cuando fue abordado por una practicante de este medio.

Ante la amenaza el Gobierno tiene prevista para mañana una reunión con los que nunca faltan a estas citas -León Valencia, Cecilia López, Rafael Guarin, entre otros- con el fin de advertirles de no morder el anzuelo.

Un estudio elaborado el año pasado por Fedesarrollo arrojó que de firmarse la paz la economía tendría que encontrar una actividad que supla el actual 7.4% que dichos eventos le aportan al PIB y cuya ausencia podría llevar a que la economía crezca hasta 2 puntos porcentuales menos por año Y es que que, de haber paz, esta nueva coyuntura solo aportará uno.

Comentarios

Comentarios