Publicado el por en Bogotá, Innovación, Tendencias.

La revista especializada en diseño y arquitectura presentará en su próxima edición un recorrido por las nuevas instalaciones de la tristemente célebre UPJ de Puente Aranda, lugar donde se acusa a la Policía de Bogotá de mantener en condiciones infrahumanas, e incluso de practicar torturas y abusos a ciudadanos retenidos.

“Si bien La UPJ no ha cambiado en su función, este ente es un espacio que ha sido resignificado en su morfología y en generar una nueva relación simbólica con el habitante, en este caso, el preso, manifestó el teniente Gustavo Gómez, subdirector de comunicaciones de la policía nacional.

Aunque la remodelación de este reclusorio no implica necesariamente una remodelación de la conducta de la autoridad, sí se espera que por medio del diseño arquitectónico se pueda optimizar la labor que cumple el inmueble. Al respecto profundiza uno de los arquitectos:

“La nueva UPJ cuenta con celdas tipo ‘Loft’ sin baño en donde podrán hacinar mas presos, sin perder espacio en mobiliarios inútiles. Los cuartos donde los retenidos reciben golpes, han sido readecuados y rebautizados con el nombre de Bolillódromos. Estos acogedores espacios buscan generar una relación más íntima entre sus habitantes y el espacio. Finalmente hicimos una nueva propuesta con la paleta de color del lugar. pasamos del verde aguacate, a un mosaico de colores en la entrada, que significa que en este lugar recibirá golpes gente de todos los colores por igual.”

La nueva sede ‘Loft’ de la UPJ estará en la próxima edición del magazín, que saldrá a la venta el próximo mes.

Comentarios

Comentarios