Publicado el por en Internacional.

El presidente Donald Trump, que no ha sido ajeno a la controversia por su deseo de construir un muro en la frontera con México y su orden ejecutiva para prohibir el ingreso a ciudadanos de siete paises mayoritariamente musulmanes a USA, acaba de firmar una nueva orden con miras a facilitar la identificación y el control de los latinos residentes en Estados unidos.

“Para nadie es un secreto que cuando a uno piensa en un latino, piensa en pieles morenas, doradas por el sol”, asegura Sean Spicer, secretario de prensa de la Casa Blanca. “Pero el presidente Trump se ha sentido muy contrariado al enterarse de que hay latinos que parecen blancos, son pálidos y no tienen ni siquiera bigote y eso le ha generado mucha ansiedad” aseguró el secretario.

La orden que ya está en curso, obligaría a todo latino de tez blanca a broncearse y en lo posible dejarse crecer el bigote, de modo que pueda ser identificado fácilmente como latino. La orden tambien agrega, pero no hace obligatorio, el uso de ponchos y sombreros para facilitar el trabajo de las autoridades. Para tal fin, la administración ha dispuesto unos trenes para que los latinos podrán ser trasladados a “Campos de pigmentación”, que no son más que unas playas reservadas para que puedan coger algo de color.

La estrategia ya ha despertado reacciones diversas. Por una parte los demócratas y defensores de derechos humanos que califican la medida como racista e imposible de aplicar, mientras que, paradójicamente, muchos latinos parecen apoyarla.

“Gratis hasta un puño” asegura Sandra Milena Restrepo, Colombiana residente en la Florida. “Yo ya empaqué mis medias de guaro y un dicsman y estoy lista pa’irme a quemar este fincho. Con Obama nunca nos dieron viaje gratis a playita, yo por eso voté por el doctor Trump, porque es un verraco, duélale a quien le duela, gonorreaome”, concluye la señora mientras se unta aceite Johnson en los brazos manda una copita de aguardiente Antioqueño.

Comentarios

Comentarios