Publicado el por en Proceso de paz, Tendencias.

El deseo de los padres de Joel Posconflicto Zambrano de darle a su hijo recién nacido un nombre “de moda, actual”, según afirmaron, por ahora no se podrá hacer realidad. Esto por la negativa sistemática de José Elías Tapiero, notario primero de Soledad, Atlántico, de admitir el nombre “Posconflicto”.

“Mira: yo tengo una obligación acá y es que los actos, cualesquiera que sean, tengan un mínimo respaldo en lo que es la realidad como tal. Por eso yo he registrado aquí Disneilandias, Neimares, Obamas hasta Pokemones porque yo tengo un pelao de cinco y he visto que esos bichos existen, así sea en la realidad virtual, pero existen. Pero Posconflicto no, definitivamente no, dime tú dónde carajos está metido el tal posconflicto, dónde puedo ir a acariciarlo, eso es una ficción y cuando la ficción y la realidad se mezclan es que esto se termina de joder, perdóname la expresión”, declaró a una reportera de este portal.

Tapiero no negó hacer parte del comité local del Centro Democrático, simplemente pidió pasar a la siguiente pregunta.

Por su parte, los padres de Joel -a secas, por ahora- piensan, no obstante, dar la batalla. Abogados les han recomendado radicar una tutela para que se les proteja el derecho fundamental a la libertad de expresión. “Ya que ponerle a los pelaos como a uno se le de la gana es parte de ese derecho”, asegura Milmar, su padre. “Yo siempre he sido muy de la paz, muy del diálogo, y me emociona todo esto del proceso, quiero que a mi hijo esta esperanza lo acompañe por siempre”, afirmó para luego concluir: “no voy a dejar que un perro hp sarnoso uribista me lo impida, yo soy un hombre de paz, desde la cuna hasta el cajón”.

Mientras el lío se resuelve, un juez de familia ha ordenado que un delegado del ICBF acompañe el proceso de selección del nombre. Este, desde el primer momento, ha insistido en que sea Próspero, aunque los padres parecen más tentados por Plebiscito.

Comentarios

Comentarios