Publicado el por en Internacional, Política.

Un pequeño escándalo se desató durante la entrega del Nobel de paz, después de que la joven Malala Yousafzai, laureada con este premio en 2014 por sus trabajos por la juventud y niñez en su nativo Pakistan, trató de acercarse a saludar al presidente Colombiano y su esposa “Tutina”.

“Fue muy bochornoso” asegura un miembro de la comitiva que ha pedido permanecer anónimo. “Yo estaba ahí tomándome una champaña cuando veo que la niña esta, Malala, después de esquivar una larga comitiva que rodeaba al presidente pudo finalmente encontrarse con “Tutina” que, sin ponerle mucho cuidado, le dijo: Ahora no tenemos, monita. Al regreso te damos.”

La canciller, María Ángela Holguín, inmediatamente se dio cuenta de la metida de patas y procuró hacerle caer en cuenta a la primera dama de que estaba hablando con la Nobel más joven de la historia cuya vida no ha sido ajena a la adversidad.

“De repente veo a la canciller haciéndole caras a Tutina, apuntando con la boca mientras repetía: ¡Es Malala, Malala!” confirma nuestra fuente. “Tutina afortunadamente reaccionó y se volteó a agradecerle a Malala por todo lo que ha hecho por la juventud del mundo y le dijo que su hija es muy fan de ella, pero a la vez la increpó porque su nuevo sencillo “Cuatro Babys” le parece que es muy machista y bastante misógino.

Comentarios

Comentarios