Publicado el por en Proceso de paz.

Las soluciones que brindan los nuevos desarrollos tecnológicos no parecen tener límites. Esto lo pudo constatar ayer Samuel Hoyos-Fürbruhner, joven estudiante de doctorado en Antropología Social de la Universidad de Columbia y, “un preocupado de tiempo completo por el futuro de mi país”, según se define.

Con la agenda llena por cuenta de trámites necesarios para renovar su visa de estudiante, Hoyos-Fürbruhner fue consciente a eso de las 4:00 PM que no alcanzaría a asistir a la marcha del silencio que, para presionar un acuerdo entre el Gobierno y los grupos extremistas de las Farc y el CD, convocaron distintas organizaciones estudiantiles.

“Yo ando reemputado con esas bestias del No, gente bruta, que no lee, y claro que quería ir a hacer awareness que es lo que necesitamos ahora. Me asomé pero no encontré dónde parquear y se me juntaba luego con un examen médico para la visa”, explica mientras guarda su iPad en un morral marca Jansport”.

“Yo soy re-fan de Rappi, esos manes te desvaran en lo que sea y pues pensé que si lo que se necesitaba era armar bunch, pues daba igual que fuera yo o que fuera uno de ellos y sí, funcionó, pedí el servicio para que me hicieran el replacement y de one“.

“Mk, es que porque no lo pensamos antes, la vuelta era que los del Sí que no pudieron votar por estar en full hangover pues mandaran a un Rappi al puesto de votación, fuck. Ahora nos va a tocar es ponerle un Rappi a leerle a cada uno de esos burrazos del no a ver si dejan tanta ignorancia. Es que la democracia es una shit, solo debería poder ganar lo bien, o pues qué coños, un dictador, pero bien, un man trendy, suave, leído, que prohíba la gente burda, atarbana, que no es como uno, leída, clever, bien“.

Comentarios

Comentarios