Publicado el por en Detodito, Salud y bienestar, Última hora.

Casos como el del pequeño Diego cada vez son más frecuentes

El pequeño Diego Felipe Alvira de 9 meses de edad sorprendió a su madre cuando, en un descuido, ingirió 1000 likes de facebook que sus parientes y amigos le habían dado al video en el que aprendía a gatear.

“Estaba yo licuándole una sopa de espinaca como todos los días cuando de pronto sentí al niño muy calladito. No creí que estuviera haciendo nada malo, pero cuando me di cuenta vi cuatro likes tirados en el piso, inmediatamente vi que tenía en la boca uno mas. Inmediatamente se lo saqué, pero cuando vi en el ‘feis’, estaban faltando 1000 likes. Salí corriendo al policlínico pero me lo devolvieron porque no tenían convenio con la EPS. Les dije que era una urgencia, pero el vigilante me dijo que el caso no se podía tratar allá y me recomendó ir a un hospital de tercer nivel donde gracias a Dios me lo pudieron atender después de sólo 18 horas de espera allá y 72 en el call center.” manifestó Leidi Alvira, madre soltera del menor.

La radiografía confirmó que en efecto el pequeño Diego se tragó 1002 interacciones positivas que dada la inocuidad del material no revisten mayor peligro para su salud. Los galenos del hospital lo mantienen a esta hora en observación. “Mientras los likes hacen su paso normal por el tracto digestivo hasta que sean expulsados”, según el parte médico dado a conocer esta mañana. “Eso sí, sería de gran ayuda que los que se manifestaron con el like, hicieran lo propio con el unlike”, concluye.

El jefe de pediatría del hospital manifestó al respecto: “Hacemos un llamado a los padres para que mantengan el computador apagado o con clave cuando un menor esté cerca. Casos como este son cada vez más frecuentes, y aunque, insistimos, en la mayoría de casos no revisten gravedad, algunas veces pueden desencadenar complicaciones como inflamación del ego y ceguera emocional en los padres. Así que recomendamos a la comunidad en general estar atentos ante estos casos.”

Mientras los likes que el pequeño Diego ingirió son expulsados, su familia y allegados han iniciado una campaña para reponerlos, pero desde ya se augura que llegar nuevamente a ese número será muy difícil.

Comentarios

Comentarios