Publicado el por en Interné, Nacional, Salud y bienestar.

Ayer por la mañana tuvo lugar en Duitama, Boyacá, el nacimiento del primogénito de Nelson y Zulay Bojacá. En medio de la natural felicidad por la llegada de un nuevo integrante al hogar, dos hechos tienen abrumada a la pareja.

El primero es que la criatura nació con dos cabezas. Una deformidad muy poco común (la estadística habla de que esta se presenta en uno de cada tres millones de nacidos vivos). En efecto, la criatura, que pesó tres kilogramos, tiene dos cabezas, dos cuellos y dos espinas dorsales, pero sólo un cuerpo. ” Gemelos siameses” se denomina tal condición.

Y mientras lo  anterior es sobrecogedor, una auténtica prueba de amor para los padres, lo segundo es desconcertante. La EPS a la cual se encuentra afiliada la familia “SaniSonrisitas” les comunicó que solo cubrirá una de las cabezas, del joven bicéfalo.

“Para nosotros es una situación incómoda ya que cobramos un solo parto pero si se da cuenta son dos cabezas”, asegura Fernando Muñoz, vocero de la entidad. “El estado no contempla en ninguna parte de la ley 100 ni en ninguno de los decretos reglamentarios que han salido después que las dos cabezas cuenten como una, ahora usted imagine que a una cabeza le de gripa y a otra amigdalitis, ¿Esa plata en medicamentos de un solo beneficiario? Yo lo que pido es que tomemos este caso para reflexionar, crear una mesa amplia de concertación y encontrar entre todos los actores de la salud una salida a mediano o largo plazo”.

Tal respuesta solo logró agravar la consternación del padre del niño, a quien, además,  los abogados no le dan respuesta respecto a nombre de qué extremidad presentar la tutela de rigor para lograr el deseado cubrimiento.

Comentarios

Comentarios