Publicado el por en Detodito, Farándula, Miscelánea.

El frío de la noche bogotana hizo estragos en la salud de Natalia Silva.
El frío de la noche bogotana hizo estragos en la salud de Natalia Silva.

Natalia Silva, la bella modelo que protagonizó la fotonovela con la que la revista SoHo quiso celebrar sus quince años de vida, se recupera satisfactoriamente en una clínica del Norte de Bogotá de una afección pulmonar que los galenos calificaron como “pulmonía leve”.

“La paciente fue ingresada el lunes en horas de la tarde con síntomas propios de un cuadro de afección pulmonar en particular una fuerte tos con presencia de material mucoso”, afirma el doctor Gabriel Echeverri, jefe de urgencias de la Clínica de la Mujer.

“Solo vinimos a saber de quién se trataba cuando se le indagó, como lo obliga el protocolo, si había estado expuesta durante un tiempo prolongado al chiflón desprovista de vestimenta adecuada, entonces ella, entre sonrisas, respondió ‘ay doc, si le contara'”. Fue entonces cuando el enfermero presente sacó su teléfono inteligente y cotejó su rostro con el de las fotos que circulan en la red. “Desde ahí todos en la clínica supieron que era la de Soho”, puntualizó.

Un colega suyo presente en la sala de urgencias y de ideas más conservadoras, en voz baja alcanzó a murmurar: “qué pulmonía, eso es mi Dios que se las está cobrando”. También en voz baja, otro enfermero, apartándose de los cánones éticos de su oficio afirmó en un corrillo: “yo feliz la vacuno”.

El descubrimiento provocó un pequeño revuelo en la mencionada sala de urgencias, donde no faltó el médico desubicado y ganoso que le pidió una foto “como las de la fotonovela, en cueros, mi amor”, desconociendo su condición.

Silva, antioqueña de 19 años y estudiante de quinto semestre de negocios internacionales, ya presenta una notable mejoría de su estado de salud. No obstante, los médicos le han advertido que tome mayor conciencia de los riesgos profesionales inherentes a su profesión. Por suerte, en esta ocasión los gastos de hospitalización serán cubiertos por la ARP a la que la afilió la publicación antes de comenzar las sesiones fotográficas.

Comentarios

Comentarios