Publicado el por en Economía, Miscelánea, Nacional.

Los ejecutivos que programen más de tres reuniones a la semana, serán sancionados por el ministerio de trabajo
Los ejecutivos que programen más de tres reuniones a la semana, serán sancionados por el ministerio de trabajo

La costumbre de hacer reuniones para resolver cualquier asunto, tan arraigada entre los ejecutivos colombianos, muy pronto podría desaparecer tras darse a conocer una nueva circular del Ministerio de Trabajo advirtiendo de la aplicación de una sanción a los ejecutivos que programen más de tres reuniones en la misma semana.

“Para nadie es un secreto que los colombianos organizamos reuniones para todo, y que estas muy pocas veces redundan en acciones concretas. Esto obviamente tiene repercusiones en la productividad nacional, porque básicamente nadie trabaja por estar en reuniones”, afirma Andrés Patricio Pardo, director del programa nacional de emprendimiento, innovación y productividad.

“El otro día supimos del caso de un japonés que llegó a instalar una máquina y los tres meses de permanencia en el país no le alcanzaron para instalar el equipo por estar asistiendo a todo tipo de reuniones. El pobre tuvo que pedir una renovación de su estadía y el papeleo le ocasionó un colapso del que apenas se está recuperando en un hospital mental de Hokkaido”, manifestó, por su parte,  el ministro Luis Eduardo Garzón durante una reunión a la que fue citado este medio y mientras confirmaba una reserva para Salsa Camará.

Expertos consultados por AP manifestaron su inconformidad ante la medida que consideraron a todas luces contraproducente para la cultura corporativa nacional.

“Camello”, un alto creativo de la agencia BVDO-Colombia-Worldwide partners, Bogotá dijo: “Papi, nosotros vivimos de las reuniones. No sacamos nada de ahí, pero nos hace dar una importancia la berraca, papi. Si no tuviéramos reuniones, saldríamos a las sie de la tarde como cualquier persona y ya no seríamos vistos como genios excéntricos y trasnochadores que piensan por fuera de la caja, papi”.

Maca Pizarro-Koppel, ejecutiva comercial de una importante multinacional tampoco estuvo de acuerdo: “Mka, en toda organización la comunicación es clave. En cada reunión generamos sinergias, apropiamos perspectivas, rompemos paradigmas y socializamos ‘insights‘. Sin esto, francamente ninguna empresa podría existir.”

Se calcula que el 40% del tiempo de trabajo de un colombiano se diluye en reuniones. Para el caso del sector público, dicha cifra es del 87%, pues no de otra forma se podrían llenar los informes de gestión de fin de mes. Expertos de todo el mundo han analizado el caso colombiano que podría mejorar con la medida impuesta por el ente ministerial.

Tal disposición se comenzará a aplicar después de ser re-socializada por una mesa conjunta de empresarios, expertos y funcionarios del gobierno que se reunirán el primer jueves de cada mes durante seis meses, al cabo de los cuales expedirán una resolución provisional para refrendar acuerdos parciales o para seguir reunidos hasta encontrar nuevos consensos. De no lograrlo se programará una nueva reunión en un día en el que ninguno de los asistentes tenga pico y placa.

Comentarios

Comentarios