Publicado el por en Miscelánea, Tendencias.

Hollin

Un sorprendente uso le han encontrado en los Países Bajos a las partículas resultantes de la combustión de carbono impuro provenientes de los desvencijados motores que impulsan a los buses chimenea de Bogotá.

Cada vez más mujeres de este país le están pidiendo a conocidos en la capital de Colombia que capturen cantidades significativas de hollín para elaborar una particular mascarilla para su rostro que, según insisten todas las que se han atrevido a aplicársela, “hace milagros” en la piel, dejándola suave, humectada y emitiendo misteriosas feromonas que atraen a los hombres.

La responsable del curioso hallazgo fue Dania Van Lockhert, quien por cuenta de una etnografía para su tesis de maestría en antropología urbana de la Universidad de Rotterdam debió permanecer expuesta a la contaminación de la carrera 13 por seis meses al cabo de los cuáles notó el impresionante cambio en el semblante de su cutis. Luego de descartar otros factores que pudieron haber sido causantes de la mejoría llegó a la conclusión de que era el humo de los buses, busetas y colectivos el causante del milagro.

Al regresar a su país vio cómo se volvía a deteriorar su cara, no obstante las largas horas que permaneció en la zona industrial de la ciudad a la espera de absorber algo de hollín local, evidentemente carente de las facultades del colombiano.

La novedad pronto circuló por las redes sociales, lo que ha puesto a cientos de bogotanas a limpiar el exterior de sus ventanas en las mañanas para luego aplicar el polvo negro recogido por el trapo en sus rostros.

“Si es verdad, deberían entonces exportarlo y que toda esa plata se fuera para reparar a las víctimas de la guerra del centavo, “, afirmó el experto en movilidad Abelardo Monterroso.

Consultada al respecto la Secretaría de Ambiente, afirmó a través de un vocero que el tema les extraña pues está claro que el aire en Bogotá es de excelente calidad y que los vehículos de transporte público contaminante son cosa del pasado pues desde que el Líder tomó las riendas de la ciudad estos solo emiten vapores medicinales orgánicos. No obstante, AP pudo confirmar que un contrato “para la instalación de plantas captadoras y procesadoras de residuos gaseosos originados en actores motorizados de la movilidad” ya fue adjudicado a dedo a una misteriosa cooperativa dedicada al cultivo de tomate de árbol orgánico en Galeras, Sucre.

Comentarios

Comentarios