Publicado el por en Proceso de paz.

De exagerada calificaron las Farc la reacción del Gobierno luego de que se conocieran imágenes de dos de sus negociadores, alias Iván Márquez y alias Joaquín Gómez, participando en un evento con presencia de la comunidad en el corregimiento de Conejo, municipio de Fonseca, Guajira.

“Joaquín tiene una tía en Fonseca, a la que quiso saludar. Y tú sabes, cómo buena tía, andaba vendiendo boletas para un bingo de la parroquia y le pidió el favor al sobrino que la ayudara porque tenía dos talonarios enteros sin vender. Y ya que él era famoso y salía en televisión seguro le iba bien”, afirmó un vocero de la organización.

“El bingo era para recaudar fondos para el techo del garaje de la casa cural. Fue una iniciativa que surgió luego de que el padre Manuel se quemara las manos con la cabrilla qué día que salió a mediodía a poner una unción a un enfermo y el carro estaba que ardía. Es que aquí no baja de 40 grados al mediodía”, explicó un lugareño.

Los voceros esperan que las colillas de los dos talonarios vendidos y una llamada que harán al sacerdote para que le explique a Humberto de la Calle la situación sean suficientes para superar la crisis. De hecho, le ofrecerán al negociador del gobierno las dos boletas que les sobraron, una de las cuáles tiene el número de la fecha de su cumpleaños.

Comentarios

Comentarios