Publicado el por en Bogotá, Innovación.

El departamento de comunicaciones y relaciones públicas de la popular, polémica y carismática máquina tapahuecos anunció que esta no trabajará hoy por motivos “eminentemente personales”, según reza al comunicado.

Intrigados por la excusa presentada, indagamos en su círculo íntimo por más detalles.

“La fuimos a prender y no. Nada que daba arranque. Trajimos al jefe de la división de contingencias mecánicas de la máquina y no dio con el chiste. Abrimos una licitación exprés para el diagnóstico de la falla que se la ganó un odontólogo creo que de apellido Alcocer y pues qué iba a saber un dentista de esto, hizo el informe de actividades y se largó”, afirma Demetrio Cuspoca, primer asistente personal de la máquina.

“Ahí fue que a alguien se le ocurrió molestar al alcalde que desde el comienzo tuvo una química especial con el aparato, se comunican muy bien. Y como que sí, pues vino un momento, puso el oído en el motor y dijo ‘ta tite, déjenla descansar hoy, mañana ya vuelve y prende, es solo una de sus pataletas'” añade Nelson Flórez, segundo asistente personal de la máquina. “Habló algo de unas pólizas que pedía para arrancar pero don Petro no quiso explicarnos eso, se puso fue como de mal genio y le gritó mafioso al chino que se atrevió a preguntarle”, añadió Flórez.

“Ella es como una niña mimada, por lo tanto debe haber un esfuerzo de alcance distrital para comprenderla y al mismo tiempo marcar el límite de sus rabietas. Por supuesto que el alcalde debe ser el primero en hablarle y hacerle saber que sus juegos de manipulación emocional ya no le van a funcionar más”, afirmó, por su parte, Inti Duarte, sicólogo holístico de la máquina (e).

Por último, conocimos que el trabajo que para hoy tenía asignado el temperamental artefacto será asumido, con gusto, por unidades de la Policía Metropolitana.

Comentarios

Comentarios