Publicado el por en Tendencias.

Amor de madre. Amor verdadero.

No todo ha sido negativo tras la caída hoy del servicio de mensajería instantánea. En Brasil, Marlina Pereira, madre de Zinho, de 14 años, vivió un momento inolvidable ayer cuando, tras dos años, volvió a divisar el rostro de su primogénito amado.

“No era solo cosa de él, también mía. Siempre hablabámos por el chat. Al comienzo era solo cuando estábamos lejos, pero después se convirtió en la única manera de estar en contacto, incluso cuando estábamos sentados en la misma mesa del comedor, había olvidado de que tono era el verde de sus ojos, que son ventanas de mi propia alma”, declara conmovida.

“Cuando por primera vez supe del ‘apagón’ sentí un vacío horrible. Eso que sientes cuando ves que de repente tu vida pierde sentido, ¿tres días? Iba a ser la tortura mais grande do mundo”.

Por suerte, el destino le tenía preparada una sorpresa llamada a marcar su vida. “Lo de ayer fue mágico. Yo alcé mi mirada -estaba sin el cuello ortopédico que me recetaron para las graves lesiones en las vértebras por estar siempre con la cabeza agachada- y vi sus ojitos, su nariz, eran los mismos de cuando me lo entregó el médico tras el parto pero un poco más formadinhos, un poco más varón, algo en mí cambió, mi alegría infinita de madre revivió y sentí un escalofrío que no te puedo describir que recorrió toda mi columna vertebral. Un corrientazo de amor. Corrí a abrazarlo. Lloraba”.

Tanto Marlina y Zinho -quien, a su estilo, “😍😍😭😭😍😍😃😃😃😭😭”, también demostró su alegría- planean hacerle saber al juez Marcel Maia, responsable de la orden, que sin quererlo devolvió luz a un hogar que vivía entre sombras. Se lo dirán por whatsapp, por supuesto.

Comentarios

Comentarios