Publicado el por en Deportes.

Löw aprovecha que su madre no lo está viendo...
“Aprovechemos que mamá no está viendo”, parece pensar Löw.

La singular petición, casi una súplica, la hizo hoy en un estelar programa tipo “late show” de la televisión alemana. Ante la pregunta del anfitrión por la peculiar costumbre de su hijo, Matilda Löw no se guardó nada.

“Le he dicho a Joachim que no soportaría verlo otra vez comiéndose los mocos, él tiene que entender que es una final de un Mundial de fútbol, que lo estarán viendo mil millones de personas, un séptimo de toda las personas que viven en este planeta, qué vergüenza, qué dirán de la educación que le dí”.

Curioso, el presentador, Bernard Eisel, indagó por el manejo que se le da al asunto en el hogar. “Cuando va a casa él sabe que si lo descubro con los dedos en la nariz le doy un sopapo, por eso desde que tenía 18 años no lo hace, quizás es por eso que lo hace en los torneos internacionales, porque sabe que está lejos de casa y a salvo de mis coscorrones”.

No es la primera persona que se muestra en contra de esta costumbre del estratega, ya en su momento la ministra de salud de su país le pidió poner fin a la costumbre. No pide lo mismo una peña de fanáticos de Hamburgo, propietaria de un bar donde el domingo servirán como pasabocas “mocos de Löw con sal, limón y pimienta”.

Comentarios

Comentarios