Publicado el por en Bogotá, Entretenimiento, Paranormal, Política.

El movimiento cristiano y político compró los derechos de la celebración para restringir la brujería

La Federación Nacional de Iglesias Cristianas, anunció este lunes que ha adquirido todos los derechos comerciales sobre la fiesta de brujas del 31 de octubre. La negociación que se cerró a mediados de septiembre, tomó por lo menos 6 meses y se desconoce la cifra pagada.

Los motivos de la polémica compra de derechos, que en palabras del acuerdo, “prohibe cualquier tipo de celebración, bacanal, aquelarre, pedida de dulces, o eventos relacionados con artes negras que no hayan sido autorizados por el titular”, aparentemente estarían relacionados con la propagación de ideas contrarias a la cosmovisión cristiana.

El Halloween, que se creía una fiesta universal y libre, efectivamente era propiedad de la corporación Disney, que la registró a su nombre el año pasado y quien vendió para el país los derechos de la franquicia.

Las voces de apoyo a la compra, no se han hecho esperar. Constanza Rugeles, directora de un jardín infantil explica el porqué de su apoyo: “Los papitos y mamitas cada día son más conscientes de los peligros del azúcar, el satanismo, pero sobre todo del glúten. En años anteriores habíamos logrado cambiar la canción del halloween por ‘Quiero paz, quiero amor, quiero dulces por favor‘. Luego la cambiamos por “Quiero paz, sin impunidad, quiero amor paterno, quiero verduras, por favor. Este año tras la compra ya no tendremos que preocuparnos por buscarnos un nuevo eufemismo y los niños no tendrán que preocuparse por los peligros del mundo.”

Ahora, con la compra de los derechos por parte de la iglesia cristiana, las celebraciones tendrán que contar con un permiso explícito otorgado por la colectividad, en el que el oferente se compromete a no permitir disfraces de diabla, enfermera caliente o colegiala furcia en su celebración. De la misma forma limita la música a rock, merengue o requetón cristiano.

Comentarios

Comentarios