Publicado el por en Innovación, Tecnología.

Cajeros

El Ministerio de Ambiente y la Autoridad Nacional de Licencias Ambientales, ANLA, anunciaron esta mañana en rueda de prensa la instalación en los páramos, bosques andinos, selvas tropicales y demás zonas mineras del país de cajeros automáticos para la expedición “ultrarápida” de las nuevas licencias ambientales “exprés”. En la cita con la prensa estaba presente también un representante del libro Guinness encargado de avalar la inclusión de esta diligencia en la edición 2015 de la publicación como “el trámite de permiso ambiental más rápido del mundo”.

La iniciativa, que cuenta con desinteresado apoyo de Pacific Rubiales y cuya implementación estará a cargo del MinTIC, es vista en el seno del Gobierno como el “estartazo” definitivo que necesita la locomotora minera. “Es una apuesta clave por la competitividad. Quienes quieran llevar a cabo labores de explotación o exploración ya no tendrán que someterse a largos trámites burocráticos en Bogotá. Ahora podrán llegar al área, dirigirse al cajero, darle “aceptar” al pantallazo donde aparecen los términos y condiciones de la explotación minera, depositar el valor del documento y listo, quedan con licencia”, afirmó el titular de la cartera.

Eso sí, cabe aclarar que si el solicitante es colombiano deberá ingresar además en la máquina la documentación de rigor: RUT, fotocopia al 150% de la cédula, certificado de antecedentes de Contraloría y Procuraduría, fotocopia de la planilla del último pago de la seguridad social y tres referencias personales y cuatro laborales. Si es extranjero solo deberá presentar frente a la máquina su sonrisa y buena fe, “es pura tecnología de punta, le instalamos un sensor desarrollado por dos jóvenes emprendedores paisas que puede ver el aura de la persona, así nos blindamos de estafadores o delincuentes”, añadió la funcionaria a cargo de este proyecto.

Antes del lanzamiento se hizo una prueba piloto del dispositivo en Marmato, Caldas. AP pudo establecer que el único inconveniente que presentó fue la nula disponibilidad de las monedas de mil pesos, que son las únicas piezas que recibe la máquina. Esto hizo que los mineros de la región dejaran por un momento de buscar oro para ponerse en la tarea -mucho más ardua- de encontrar estos codiciados metales. Una dificultad que obligó a que en la segunda fase del proyecto se incluyan también como puntos de expedición los corresponsales no bancarios de las diferentes entidades financieras así como los puntos de envío y recibo de giros que firmas como Efecty e Inter rapidísimo tienen instalados a lo ancho de la geografía nacional.

Comentarios

Comentarios