Publicado el por en Innovación, Tecnología.

El ingenio paisa definitivamente no conoce límites. Prueba de ello es el invento con el que William Aranzazu y su socio, Arley Piedrahíta, planean poner patas arriba el competido mundo de la tecnología: un televisor para reproducir videos verticales.

Aseguran que después de tanto insistirle a sus tías que por favor acostaran el celular cuando fueran a grabar, sobre todo, a sus nietos, a sus perritos y al dotor Uribe cada vez que sale en televisión, desistieron y más bien vieron en la terquedad de ellas una oportunidad inmejorable de negocio.

“Esa era una cantaleta muy berrionda, que volteá el teléfono mamá, que vení tía, así no, mirá, mirá, que ponelo así ome gonorrea ome”, asegura Piedrahíta. “Y pues que te digo ome, sí, acá con el parcero nos dimos cuenta que esas cuchas ya no había quien les enseñara, entonces si ellas no cambian, pues tenes que cambiar vos y ya, eso mijo es innovar a lo bien”.

Aranzazu complementa diciendo que tras un primer intento, fallido, por ‘echarle segueta’ al plasma de su casa, un primo ingeniero electrónico lo asesoró y, en compañía de Piedrahíta, “que no habla, pero escucha perfecto el mandarín”, lograron el contacto en China para la fabricación.

Ambos aseguran que ya tienen vendida la totalidad de unidades del primer pedido, ya en Buenaventura, y aseguran estar concentrados en su siguiente desarrollo: audífonos que permiten captar el ruido exterior.

Comentarios

Comentarios