Publicado el por en Bogotá, Innovación, Miscelánea.

Apto para todas las edades.
Apto para todas las edades.

Escozor en el mundo católico y en el pueblo colombiano en general ha causado la noticia de que el Divino Niño del 20 de julio, ícono de la religiosidad popular en Colombia, ha sido patentado por la multinacional juguetera Mattel.

El hecho, que se habría cocinado hace un año, se hizo público hoy cuando la firma reveló su catálogo oficial de productos para la próxima navidad en el que aparece la venerada figura. El hallazgo corrió por cuenta de la agencia ColombiaNatgeo. Al parecer, uno de sus altos ejecutivos vino de turismo al país, fue llevado a la iglesia que lo alberga y  ante las romerías preguntó que si semejante potencial no había sido monetizado.

“Imagínese el horror. Ahí mismo nos contaron averiguamos y como que no hay nada que hacer. A nadie ni aquí ni en la arquidiócesis se le ocurrió nunca registrarlo o patentarlo, porque es algo que a nadie se le pasa por la cabeza, es como registrar el escudo de Colombia, nadie lo haría. Pero parece que estos gringos hicieron un estudio de mercadeo, se dieron cuenta del arraigo que tiene y se agarraron de una cláusula del TLC que les permite acceder a propiedad intelectual de origen ‘místico-mágico-simbólico’, desde ya vaticino que quien sea que haya puesto ese articulito irá directo al infierno”, afirmó un alterado parroco del templo ubicado en el Suroriente de Bogotá donde está expuesta la imagen.

“A mí no me parece tan grave. Están sobreactuándose. La religión necesita soplos de aire fresco. No le va a llegar nunca a los niños de hoy con sermones o figuras miedosas en iglesias viejas, frías y empolvadas. Yo veo aquí una manera audaz de darle nuevos bríos a la fe, mediante la lúdica infantil, maravilloso”, afirmó, por su parte, un sacerdote jesuita que pidió reserva de su identidad.

Por lo pronto, y a regañadientes, la comunidad salesiana, que desde el inicio de la devoción a comienzos del siglo ha pasado ha administrado la parroquia del Divino Niño, comenzará negociaciones con la firma transnacional para acordar el porcentaje que a esta le corresponda de cada limosna recibida, así como la cuota fija anual por concepto de uso y aprovechamiento económico y espiritual del ícono.

Comentarios

Comentarios