Publicado el por en Detodito.

Hoy, miércoles de ceniza para quienes profesan la fe católica, muchos devotos vieron como su fe se convertía en disgusto al constatar un nuevo y polémico recurso para obtener fondos que estrenó la Iglesia Católica en esta importante fecha.

“Yo fui hoy esperando que me pusieran la cruz y llego a la casa y me veo en el espejo y no, me pusieron un logo de una fabrica de sudaderas en Faca”, afirma Eleonora Morales, de la parroquia de la Inmaculada en Funza. “Es una falta de respeto, además ando desde las 10 de la mañana echándome estropajo y eso no sale”.

Según el responsable de ritos y pagamentos de la Conferencia Episcopal, hermano Sergio Silva, esto se debe a una fuerte reducción en las limosnas por parte de los feligreses. “hace meses que no vemos un billete de 20 mil en una canasta de limosnas y ni le cuento de los de 50, solo uno, pero de Tío Rico que nos metió algún pesado en Chaparral… Seguimos esperando el milagrito pero mientras tanto hay que seguir produciendo y buscando fuentes de ingreso”. De cualquier manera, aclara:  “Nosotros tuvimos capacitación de varias marcas para ceñirnos a su manual de imagen a la gente decirle que al bautizarse aceptaron términos y condiciones”.

Según el experto Guido Martartolininin, publicista argentino radicado en el país por más de 30 años, el interés de las marcas por esta nueva estrategia BTL se justifica en el hecho “de que no hay mejor departamento de publicidad en el mundo que la iglesia”, aseguró mientras le pedía más ‘punch’ a una idea que le presentó un creativo junior.

Comentarios

Comentarios