Publicado el por en Salud y bienestar.

La noticia se dio a conocer hoy lunes cuando Anselmo Londoño oriundo de Bolombolo, Antioquia, residente en Medellín, informó mediante comunicado de su decisión “radical” con el único fin de poder “poder pasar más tiempo dedicado a las fiestas de fin de año que a su trabajo”.

Londoño, de 42 años, se declaró cansado de que en su lugar de trabajo no se sintiera el ambiente navideño, por lo que decidió someterse a una estricta dieta de gaseosas y productos altos en azúcar para poder faltar lo que queda de 2016.

“Vea, yo ya varias veces intente ir al medico pa que me diera unos días por gripa o por maluquera pero nada, esos médicos de ahora son bien mala gente y no me daban ni medio día, ya luego leyendo por ahí que eso de la diabetes era como fácil pues decidí empezar a tomarme unas 4 cajas de gaseosa diarias…. Eso sí la cuenta que tengo donde la vecina va como un millón pero es que no tener que madrugar un lunes en diciembre si es una bendición”, asegura el peculiar personaje.

Por ahora su familia espera  al 2017 para empezar su tratamiento porque lo que respecta al fin del 2016 don Anselmo solo quiere recibir la alborada, tener tiempo para ver el alumbrado y beber de forma descomunal hasta el 1 de enero.

Comentarios

Comentarios