Publicado el por en Deportes, Internacional.

Siguen los nubarrones en el panorama para los latinos residentes en Estados Unidos por cuenta de la abierta xenofobia de la actual administración.

Las nuevas víctimas son los futbolistas de este origen que militan en los equipos de la liga profesional de fútbol-soccer de este país, la MLS.  Y es que tras una interpretación al pie de la letra la nueva norma migratoria, estos no podrán cometer faltas en los terrenos de juego so pena de ser inmediatamente devueltos a sus países de origen.

Dicha disposición es enfática en que cualquier persona de origen latino o musulmán que labore legalmente en el país será inmediatamente enviada a su país de origen en caso de incumplir la ley estadounidense, pero también el reglamento de la entidad privada en la que labore.

Dado que los contactos físicos con rivales que el juez determina como violentos, además de otras contravenciones como el uso de extremidades superiores o de lenguaje inapropiado, son, en efecto, violaciones a las leyes que rigen la actividad profesional del balompié, las autoridades han sido enfáticas en que incumplirlas -es decir, cometer una falta en el terreno de juego- es causal de deportación inmediata.

Desde Colombia, la División Mayor del Fútbol Colombiano sugirió respetuosamente a su par norteamericano aplazar indefinidamente la entrada en vigencia de la disposición. “No se preocupen, no pasa nada”, fueron las palabras de su presidente, Jorge Perdomo.

Comentarios

Comentarios