Publicado el por en Bogotá, Internacional, Política.

Un trino aislado de una ciudadana rusa dio pie hoy a una nueva confrontación entre los seguidores de los dos últimos alcaldes de Bogotá.

Raiza Petrov tuiteó esta mañana desde su Vladivostok natal que ya iba para 48 horas y nada que llegaban los del gas a repararle una fuga en su apartamento. El mensaje llegó casualmente a ojos de Gustavo Petro por cuenta de  la alerta de Google que tiene configurada y que le avisa cada vez que su apellido es publicado en cualquier rincón de la red.

Inmediatamente leyó el tuit, que tradujo con google translate, lanzó el dardo: “Cuando la sinrazón se hace compañía de gas, Juan Pueblo las paga. Tal vez no sabías que Peñalosa promovió privatización de ruzgas por orden de sexto círculo de mafias”.

Acto seguido, en otro mensaje de 140 caracteres añadió: “Peñalosa sugirió a gerente Volvo Moscú pasarse a gas que le salía más barato. Volvo accionista ruzgas, pasaron a toda Vladivostok a gas privado mafioso lacrimógeno imperialista.#CulpaDePeñalosa #PeñalosaRenuncie”.

La respuesta del actual burgomaestre fue inmediata: “Fallas gas Vladivostok culpa de décadas de desgreño socialista, redes carcomidas por óxido cero mantenimiento, en cambio burocracia popocha #CulpaDePetro”.  Segundos después complementó “mandaron tender red aluminio, un lujo absurdo. Red en pitillos, más barata, misma función. Sao Paulo, Madrid, Beijing, Roma, Pandi, todas están apostando a red pitillos”.

A la discusión inmediatamente entró a terciar una decena de tuiteros influyentes de la escena local y súbitamente también expertos en redes de servicio público siberianas. Mientras cinco plantearon, navegando sobre un océano de bilis, que de no haber sido elegido alcalde de Bogotá Peñalosa en 1998 Vladivostok hoy tendría una red pública modelo, eficiente y sostenible de gas domiciliario, desde la otra orilla los cinco restantes encolerizados y fuera de sí intentaron demostrar que la red de gas domiciliario en la Rusia de los zares era del siglo XXII en pleno siglo XIX y que “llegaron los mamertos y se la cagaron”.

El rifirrafe, que se prolongó durante todo el día, dejó como saldo cinco HT que fueron TT distrital, seis citaciones a “ver si en persona es tan machito como detrás del teclado en parques de tres localidades”, cuatro úlceras con aumento ‘sensible’ de su diámetro y cuatro emergencias por fuga de gas que no fueron atendidas al estar los expertos en fugas de Bomberos Bogotá asesorando al alcalde en este nuevo round.

Por su parte, Petro concluyó así: “Medios mafiosos nunca te dirán que durante la Bogotá Humana jamás hubo fugas de gas en Vladivostok”.

Comentarios

Comentarios