Publicado el por en Política, Proceso de paz.

Todos aquellos ciudadanos que han estampado su firma en las planillas de los puntos de recolección del partido Centro Democrático han aceptado su “inmediata incorporación como soldados regulares y/o bachilleres del Ejército de Colombia con disposición plena e inmediata sin consideración de eventuales restricciones legales para engrosar las unidades dispuestas en zonas de alta presencia guerrillera”.

Dicha información, que permanecía bajo reserva, fue dada a conocer hoy por voceros de este partido, para de esta forma “silenciar de manera rotunda todas aquellas críticas que apuntaban a nuestra supuesta falta de coherencia al pedir plomo y no estar listos para ir al monte a darlo. Pues quedan callados, acá estamos listos para enrolarnos”.

“Nosotros tenemos muy claro que si uno pide bala, pues tiene que estar dispuesto a darla. En el caso de los mayores, o de aquellos que por alguna razón no se encuentren aptos para enrolarse, entonces, con la firma también, facultaron al partido para que este disponga de un hijo o amigo cercano y muy estimado”, añaden.

Piden una sola condición, que el batallón que conformen sea llamado “Buenos muchachos”.

Y no solo eso. Trascendió igualmente que la rúbrica también dio vía libre a la Dian para acceder a los respectivos patrimonios reflejados en las respectivas declaraciones de renta -solo Tomás y Jerónimo Uribe no están cobijados-  y valerse de ellos para financiar, dado el caso, lo que cueste darle muerte definitiva a “la culebra que sigue viva”.

 

Comentarios

Comentarios