Publicado el por en Política, Tendencias.

Una serie de irregularidades se habría presentado en el concurso de burros celebrado en San Antero, Córdoba en el 2015. Al parecer la multinacional Odebrecht, protagonista hoy en día de una serie de escándalos por sobornos a todos los niveles, habría estado involucrada en la elección del burro ganador, “Chanchuburro”.

Según Alcides Carrasco, habitante de San Antero y desde hace más de medio siglo testigo presencial del festival, la conducta mostrada por Chanchuburro a lo largo del certamen fue totalmente diferente de la de los demás participantes, los cuales  hoy, luego de haberse encendido el ventilador, están buscando impugnar la decisión del jurado.

“A mí sí me pareció muy extraño que ese burro llegara a participar con cuatro edecanes, un mozo con librea y corbatín que lo seguía a todas partes y lo complacía en todos los caprichos como tenerle siempre a su disposición un fardo de alfalfa orgánica premium y baja en grasa sin gluten importada de Canadá. Además miraba los otros burros por encima del lomo en la burralgata, como si fuera de mejor familia, y cuando los jueces, que seguro ya estaban comprados,  le entregaron la corona por haberse disfrazado  dizque de  ruta del sol,  ni se inmuto ni nada; apenas soltó un rebuzno como de mala gana. A mí eso me olió mal y no era precisamente la boñiga que había por ahí regada. Ese burro ya sabía que iba a ganar”, sostuvo Carrasco.

Sumado a lo anterior, lo que confirmaría las sospechas de filtración irregular de dineros, sería que, según lugareños, a Chanchuburro se le vio luego de la premiación,  exhibiendo herraduras marca Ferragamo y  pocos días  después visitando  la clínica de Marlon Becerra al parecer para hacerse diseño de sonrisa y enchaparse varios premolares en oro. Del mismo modo, en no pocas ocasiones fue sorprendido en establecimientos de dudosa reputación gastando dinero a manos llenas y rodeado de sugestivas burritas prepago.

Comentarios

Comentarios